La estrategia online y mediática de los partidos políticos en España

La digitalización de las pymes, un reto de toda la sociedad
4 abril, 2019
Podcast
Los ‘podcasts’ y su irrupción en el mercado
17 abril, 2019

La estrategia online y mediática de los partidos políticos en España

Las elecciones se acercan y los partidos políticos ponen toda la carne en el asador en periodo de campaña. Una campaña inusual que arranca esta madrugada y que pillará a gran parte del electorado de vacaciones por Semana Santa. En este contexto, todo parece apuntar a que las redes sociales y la televisión tendrán un papel fundamental a la hora de informarse frente a la radio o la prensa. Desde BeConfluence, hemos querido analizar la situación de las formaciones políticas en redes sociales e Internet, al igual que su comportamiento en la televisión. 

Presencia de los partidos políticos en redes sociales e Internet

Para la agencia de marketing digital Internet República, es cierto que no todo el censo electoral se informa a través de Internet, sin embargo, son los nuevos partidos los que mejor capitalizan su presencia y activismo en las redes sociales. Tras su reciente estudio de los partidos políticos en la red, concluyen que formaciones como Vox o Podemos realizan su campaña centrada en Internet, aunque señalan que sus resultados en las elecciones no corresponden con las intenciones de búsqueda ni con la posición que ocupan en redes sociales.

Según los datos del citado análisis, cabe destacar que sumando los seguidores de Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, Podemos se sitúa a la cabeza con casi 3 millones de adeptos, el Partido Popular va camino del millón, seguido muy de cerca de Ciudadanos. Respecto al PSOE, roza la cifra de 900.000 seguidores, mientras que Vox ha conseguido pasar los 750.000 en tiempo récord.

Mientras Podemos se encuentra en la primera posición de número de fans en Facebook y Twitter (superando el millón en ambos casos), Vox ha conseguido duplicar en Instagram, la red social más joven, el número de seguidores de la formación morada. Otro dato que resulta llamativo es el interés de búsqueda de los partidos políticos en el mes de febrero, concretamente el de Vox, ya que en este mes tuvo lugar actos como la manifestación de Colón (día 10), la convocatoria de elecciones (día 15) o su asamblea general (22 y 23). Mientras aumenta el interés por esta formación, disminuye el del Partido Popular de Pablo Casado.

Según las declaraciones que hizo la consultora de comunicación Fátima Martínez para  la Cadena SER, Pablo Iglesias en Twitter “es el candidato que arrastra a más gente en cuanto a seguidores, no quiere decir votantes. Son muy activos, crean polémicas, generan debates y esto mueve mucho a la participación”. En lo que respecta al resto de formaciones, le sorprende que Sánchez no llegue al millón de seguidores “con lo polémica que están siendo sus decisiones”. Apunta que Pablo Casado no termina de despegar, y respecto a la formación naranja, explica que se han subido al carro de las redes sociales conscientes de que por allí también entran votos.

¿Cuál será el  impacto de las estrategias políticas en redes sociales?

En un reciente debate organizado por la escuela de negocios ISDI, los principales responsables de plataformas sociales digitales y expertos en comunicación han destacado el impacto que tendrán sus estrategias de redes de cara a la campaña. Además de la intervenciones de los especialistas en los principales partidos, el director general de ISDI, Rodrigo Miranda, sostuvo que “ningunas elecciones son iguales a otras pero, por la situación especial que estamos viviendo y la atomización de las propuestas políticas, estas son las que van a vivirse de forma más intensa en las redes sociales. Y creo que es buena noticia constatar que nos pilla con unas redes sociales muy maduras y una sociedad que las ha incorporado como parte de su vida diaria. Eso es un síntoma de desarrollo y salud democrática”.

La televisión como instrumento de propaganda política

Si hablamos de televisión y de política, no podemos evitar recordar el debate entre Richard Nixon y John F. Kennedy en 1960. No solo marcó un hito histórico por ser el primer cara a cara televisado, sino que en aquel momento la telegenia se convertiría en un factor a tener en cuenta a la hora de elegir a un candidato. Un Nixon sin maquillaje, con un traje gris que pasaba desapercibido en una televisión en la que todavía no había llegado el color y, por si esto fuera poco, había sido hospitalizado recientemente por una operación de rodilla, lo cual le hacía sudar al andar y proyectaba una imagen de cansancio. Por otro lado, se encontraba Kennedy, un contrincante esbelto que se había preparado concienzudamente el debate, lucía un traje oscuro e incluso se había permitido el lujo de tomar el sol por la mañana.

Volviendo la vista al panorama nacional, podemos observar que la televisión es un instrumento de propaganda para los partidos, no solo por los debates, sino por la oportunidad que han visto los políticos en los programas de entretenimiento. Dejar de lado el mensaje político para mostrar el lado personal de los candidatos. En esta línea, no es de extrañar encontrarlos en El hormiguero, Planeta Calleja o en Mi casa es la tuya, entre otros. No podemos olvidar que la campaña coincide con la Semana Santa, por lo que gran parte del electorado estará de vacaciones y la televisión será un canal potente frente a la radio y la prensa.

“Hay recientes estudios que confirman que las noticias que aparecen en televisión, especialmente, tienen mayor credibilidad para los ciudadanos. Parece paradójico pero tiene sentido, en tiempos de fake news, en tiempos de dudas sobre lo que estás leyendo y lo que compartes y recibes, la televisión se convierte en un espacio de refugio de credibilidad y eso está haciendo que tenga un renovado protagonismo en la creación de agenda pública”, comenta para El País Antonio Gutiérrez Rubí, asesor de comunicación política.

Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid y editor de Politikon, comenta que “en los espacios de información vamos con cautela: ya sabemos quién nos cae bien y quién no. Pero en entretenimiento es algo distinto. Es más confortable que te entreviste Jesús Calleja o los jurados de MasterChef a que venga un periodista con la navaja entre los dientes. Puedes negarte a ir a los debates electorales, pero no a ir a casa de Bertín Osborne”.

Conclusiones

La política ha evolucionado a lo largo de los años. La forma ha ganado terreno frente al fondo, dejando de lado el mensaje político para dar mayor protagonismo a la manera de contarlo. Las redes sociales sirven como escenario de propaganda para los partidos políticos, donde el más hábil se alza con el triunfo de conseguir notoriedad en un entorno artificial que no garantiza el voto, pero que, sin duda alguna, lo estimula. Cada vez es más patente el esfuerzo titánico que realizan los políticos por conquistar las redes sociales, y con lo que eso conlleva, conectar con la juventud.
La televisión sigue siendo un elemento vital, sin embargo, la estrategia de los partidos ha mutado. Es cierto que en los espacios matinales de las principales cadenas todavía tienen cabida los representantes políticos para hablar de su programa electoral, no obstante, es en el tramo horario del famoso prime time donde más se juegan. Ya no se busca tanto la confrontación preparada de manera meticulosa con el oponente en un debate, sino la espectacularidad de los cabeza de partidos en los programas de entretenimiento. Seducir al electorado por el carisma, no por el ideario.

 

Compartir: