Corazón y marca. La humanización de productos y servicios como estrategia de comunicación

BeConfluence se sube al ascensor de OTIS
10 octubre, 2018
Aprender juntos de los errores
25 octubre, 2018

Corazón y marca. La humanización de productos y servicios como estrategia de comunicación

Internet continúa revolucionado el mundo. Tanto es así que las empresas se han visto obligadas a reforzar su marca dentro del mercado para hacer frente a la abrumadora competencia. Esta necesidad de “desmarcarse” del resto ha hecho que muchas compañías rediseñen su estrategia de comunicación y la orienten hacia una de las tendencias más habituales: la humanización de sus productos y servicios.

¿Por qué humanizar?

Esta pregunta pasa por la cabeza de muchos de los responsables de estas campañas. Ante una misma oferta de servicios, una marca siempre querrá estar por encima de su competencia directa. Para ello, dejará de ver a su público objetivo como un cliente más, o como un mero trámite hacia el beneficio, para visualizarlo como miembro de una comunidad que también tiene aspiraciones, deseos, miedos y necesidades.

¿Cómo humanizar?: el ‘storytelling’

Este es el quid de la cuestión. Muchas marcas, al margen del copywriting tradicional (una técnica de escritura persuasiva) optan por las historias reales, el conocido como storytelling. De esta forma, escogen un tema universal y potente que a todos nos haya afectado en alguna ocasión (vida y muerte, amor y odio, guerra y paz) para hacer que el producto o servicio sea el protagonista de alguna historia personal y cobre fuerza entre los receptores. Así, el cliente se siente identificado con el mensaje y, cuando tenga que elegir entre dos empresas que ofrecen el mismo producto o servicio, escogerá la que le transmita mayor comodidad, confianza y seguridad.

Que a los humanos nos mueve el corazón es una verdad que compartimos la mayoría de los mortales. Nuestros sentimientos hacen que el llamado branding emocional cobre más importancia que nunca, sobre todo, en esta nueva sociedad de la información en la que una misma persona puede llegar a recibir hasta 3.000 impactos publicitarios al día.

Las masas de consumidores se relacionan cada vez más a través de la red, por ello, hoy en día, un simple mensaje puede hacer que una marca resulte tan exitosa como fallida. El desbocado torrente de información al que estamos expuestos y el aumento de la oferta de servicios y productos hacen vital contar con una estructurada estrategia de comunicación que permita a nuestra empresa destacar y permanecer dentro del vertiginoso y cambiante mercado actual.

 

Compartir: