El Arte de las Alianzas: el win-win

El mejor consejo que te puedo dar es ser útil
28 octubre, 2010
;) :) :$
22 noviembre, 2010

El Arte de las Alianzas: el win-win

La cooperación  dio fundamento a todo un movimiento de no pequeña influencia en el siglo XX, conocido como cooperativismo – de muy diferente concepción  y concreción en el mundo desarrollado-; Cuando se habla de cooperación en general se alude a todo tipo de relaciones que se establecen entre todo tipo de agentes, por ejemplo: cooperación militar entre gobiernos, cooperación técnica o económica entre empresas; cooperación científica entre universidades; cooperación en materia de seguridad.

Sin duda, el concepto de cooperación está intrínseco en la generación de alianzas como parte de la estrategia de cualquier compañía, sin abandonar la idea de competencia.

Hoy más que nunca, este concepto y modelo de desarrollo está en su punto más álgido y participado por muchos profesionales. Mucho tiene que ver Internet y la facilidad en los grupos de redes profesionales el poner en común un proyecto y poderlo desarrollar utilizando el conocimiento por parte de cada uno de los miembros especializados en un área concreta.  Tal vez este “cooperativismo” deje a un lado y con este fin concreto la idea del individualismo que hoy en día sufre nuestra sociedad.

Otro ejemplo perfecto de cooperación lo podemos ver en la organización interna de las empresas, el trabajador que quiere subir en la escala organizacional esta en competencia con sus compañeros de trabajo, pero paradójicamente será el que logre una mayor cooperación de sus colegas el que consiga los mejores resultados.

Los teóricos del management reconocen la importancia de la cooperación como imprescindible en cualquier estrategia definida. Para conseguir sus objetivos, las empresas deben comprender en extensión su mercado y formar lazos estratégicos con complementarios, clientes y con cualquier organización que pueda colaborar en su proyecto. La colaboración entre empresas a través de alianzas va más allá de la competencia, de cómo utilizar y compartir lo que sabemos con el fin de favorecer la utilización del conocimiento que se genera para un proyecto común. Creo que es algo muy difícil de conseguir entre empresas, sobre todo, en aquellas que de alguna forma son competencia, pero creo también que si se consigue una aliado cuyo modelo de actuación sea este, el favorecer la utilización del conocimiento para un proyecto en común, esto puedo parecer paradójico, sin embargo, el resultado será siempre más valioso para todas las partes, y un modelo de éxito a tomar en cuenta.

Pero, cuidado, ya que aunque la “no cooperación” puede tener tasas de supervivencia muy bajas, de igual forma los que cooperan en todo pueden perder el sentido de hacer valer sus propios intereses en un mundo competitivo.

Entre los humanos, la cooperación se pueden dividir en dos categorías: amistoso y hostil. Amistoso, donde las alianzas juegan un papel extraordinario para poder competir más eficazmente, y hostil, un mundo de competencia perfecta, donde solo los más fuertes y más poderosos sobrevivirían.

Compartir: