El nuevo dircom y una nueva orquesta que dirigir

Periodistas y agencias de comunicación ¿por qué no ser amigos?
20 marzo, 2015
Comunicación de crisis: te puede pasar a ti
10 abril, 2015

El nuevo dircom y una nueva orquesta que dirigir

Menos presupuesto, nuevos influencers, la irrupción de las redes sociales y, cada vez más presente, el llamado marketing de contenidos. Los directores de comunicación o dircoms se enfrentan a un cambio de paradigma que presenta nuevos desafíos pero, y eso lo es bueno, también nuevas oportunidades.

Hace unos días, un estudio ponía el dedo en la llaga de los no siempre comprendidos y valorados directores de comunicación. PrNoticias y la agencia Axicom presentaban “Nuevos Retos y Oportunidades de los Departamentos de Comunicación en España”, un interesante informe que, entre otras conclusiones, reflejaba cómo en 2014 todavía el  34% de las empresas tuvo un presupuesto para comunicación menor que en los años anteriores.

retos dircomsEs cierto que existe una razón de peso detrás para este descenso presupuestario y no es otra que la crisis económica que vivimos empresas y ciudadanos pero no deja de ser preocupante. El descenso en el presupuesto de comunicación que tiene que manejar un dircom no hace sino medrar en los propios resultados de la compañía, en prácticamente todos y cada uno de los casos.

Lo que no se cuenta o comunica no existe y, muchas veces, recortar precisamente en esa labor hace que la empresa deje de tener la visibilidad que necesita para seguir generando negocio, mantener sus ventas o conseguir clientes.

Pero… no siempre todo el mundo lo tiene tan claro o, simplemente, no tiene margen de maniobra para mantener su esfuerzo en comunicación mientras tiene que cerrar tiendas o despedir empleados.

Pero el dircom se encuentra con menos presupuesto y, además, con nuevos retos. Hoy en día, las redes sociales son parte indiscutible de la estrategia en comunicación de cualquier compañía. Afortunadamente, por aquello del menor presupuesto, no requieren una inversión económica importante pero, y aquí está el error, sí de una estrategia. Así, algunos dircoms se han encontrado de la noche a la mañana con que tenían que entender de Twitter, Facebook, LinkedIn, Instagram y muchas más. Entender, saber utilizarlas, medirlas, integrarlas en su estrategia y mensajes…

Una gesta para la que a veces es necesario confiar en profesionales, algo que no siempre se tiene en cuenta… De ahí, perfiles de empresa en Redes Sociales sin sentido, con mensajes incluso contradictorios a los valores de la marca o sin llegar al público que de verdad interesa.

Por eso, otra de las principales conclusiones del estudio es que el 67% de los directores de comunicación encuestados señala como en muchas empresas se pretenden establecer objetivos, KPIS y métricas de disciplinas afines pero no las que realmente necesitan con el nuevo escenario. Medir es el problema.

Y, por si fuera poco, el dircom tiene que “lidiar” con nuevos jugadores; lejos quedan los días en los que los periodistas eran su único público…. Ahora están los influencers, con los que llevarse bien es la meta por lo que pueda pasar, los llamados “youtubers”, veinteañeros en su mayoría y, por ello, con su propio lenguaje, dinámicas y gustos, y, en último lugar pero no menos importante por ello, el público en general…. La sociedad prácticamente en su conjunto, a la que la empresa donde trabaja el dircom tiene que llegar, a la que tienen que conocer, valorar y tener en su mente, ya sea para decidir una compra o para recomendar sus servicios.

Un especie de concierto en el que la batuta del dircom no siempre sabe hacia dónde dirigirse pero que también abre nuevas posibilidades, canales de comunicación, espacios para la interacción… Nuevos sonidos en ese concierto que marcarán los próximos días del dircom. ¿No suena bien?

 

Compartir: