¿Entienden las marcas a la Generación Z?

Inteligencia Artificial: El futuro de la industria aeroespacial
23 mayo, 2019
Espacios de trabajo para la transformación
6 junio, 2019

¿Entienden las marcas a la Generación Z?

 

Es tiempo de cambio para las marcas. Si bien el punto de mira y los consumidores más potentes siempre han sido los llamados generación millennial, los años avanzan y es ahora la Generación Z quien tiene potencial para comprar y consumir. “Los millennials son uno de los grupos demográficos más grandes del mundo con una base de consumidores enorme, frente a sus predecesores de la Generación X”, aseguran desde IBM. Pero al igual que hubo una generación que superó a la X, ahora le ha llegado el turno a la Z, aquellos nacidos entre 1995 y 2015, aproximadamente. Como con toda novedad, las marcas tienen que adaptarse e identificarse con este nuevo consumidor que presenta algunas diferencias significantes en relación con los millennials.

 

Millennials vs. Generación Z

Según el estudio Relaciones de marca de la Generación Z de la Federación Nacional de Minoristas y el IBM Institute for Business Value, los miembros de la Generación Z son “nativos digitales” que no imaginan los tiempos sin acceso a internet, o lo que es lo mismo, que no recuerdan su vida sin él. Esto puede tener dos significados: que el uso de las nuevas tecnologías es intrínseco en ellos, pero que también conocen mejor el mercado a través de ellas y son más precavidos a la hora de consumir. Esto se debe, en parte, a que han crecido en plena crisis española y están acostumbrados a escuchar esta información en los ambientes tanto educativos como familiares.

Otra de las diferencias es que la Generación Z asimila de forma diferente los mensajes al resto. Es difícil asumir los 3.000 impactos publicitarios diarios en esta sociedad de la información. La mente de los nuevos consumidores es más distraída y sabe “esquivar” a la perfección los datos que no le interesan debido a su agilidad, lo que hace más difícil llamar su atención.

Además de lo anterior, algunas de las características principales es su conciencia y respeto tanto por el medio ambiente como por los animales —aumento de su sensibilidad y de los valores éticos— y su capacidad autodidacta gracias al manejo de internet y las nuevas tecnologías, lo que puede suponer una transformación de los futuros puestos de trabajo. Pero, ¿qué saben las marcas de todo esto?

 

¿Cómo vender a la Generación Z?

Como hemos visto en párrafos anteriores, la Generación Z está cambiando la forma de vida y la forma de entender el mercado. Esta es una realidad que las marcas no pueden ignorar si no quieren estancarse, pero, ¿hasta dónde están dispuestas a llegar?

El estudio de la agencia de marketing e investigación de mercado Dentsu Aegis Network explica que la Generación Z sumaba en 2015 un total de 9.636.273 de españoles, lo que equivale a un 20,7% de la población del país. Hemos seguido investigando y, según la compañía estadounidense de datos y noticias Bloomberg, esta Generación Z ya ha superado a los millennials y forma un 32% de la población mundial. Pero la sorpresa de todos llega cuando, a pesar de haberse desarrollado en el mundo de las TIC, el estudio de Dentsu Aegis Network muestra que esta generación prefiere consumir offline en lugar de online, debido a que encuentran lo primero más novedoso que lo segundo. Además, un 56,1% busca y compara información sobre el producto, el 55,1% intenta tener un buen descuento y el 54,8% valora la posibilidad de probar gratis el producto primero.

En cuanto a la publicidad insertada, de nada sirven los anuncios televisivos, ya que este medio tradicional ha dejado de ser consumido por los “jóvenes Z”, según el estudio. Estos usuarios ahora utilizan la televisión bajo demanda con plataformas como Netflix o HBO y han dejado de lado la pequeña pantalla. El uso de influencers ha resultado ser una forma muy efectiva de llegar a ellos, sobre todo porque prefieren los tratos “cara a cara” y la cercanía con los productos y vendedores. No obstante, ya hemos visto en otras publicaciones de BeConfluence que hay que ser muy cuidadoso con este estilo publicitario, pues puede alejar ciertas marcas de su público.

Si seguimos indagando entre las costumbres de esta población, veremos un estudio de la empresa de comunicación y relaciones públicas PRmoment donde descubriremos que, curiosamente, “el 59% de la Generación Z confía en las marcas con las que crecieron, por lo que es menos probable que compren por capricho”. Confianza, cercanía y fidelidad son tres aspectos que estos consumidores tienen muy en cuenta, aunque sea inconscientemente, a la hora de adquirir algún producto o servicio.

Después de este análisis sobre los diferentes consumidores generacionales, hemos visto que las marcas tienen un largo camino por recorrer si quieren seguir vendiendo sus servicios a los públicos más potentes: coinciden —cada uno en su tiempo— en el rango de edad, pero tienen gustos y formas de ser muy diferentes. El “lenguaje Z” y las nuevas formas de inclusión publicitaria son el punto de partida para captar la atención de estos sibaritas del consumo. ¿Lograrán las marcas adaptarse a ellos?

Compartir: