¿Es España un país emprendedor en el sector de la comunicación?

2019 y la incertidumbre
9 mayo, 2019
Inteligencia Artificial: El futuro de la industria aeroespacial
23 mayo, 2019

¿Es España un país emprendedor en el sector de la comunicación?

emprendedor en el sector comunicación

emprendedor en el sector comunicación

“Puede que hace 10 años a los que decidían emprender se les mirara raro. Pero ahora es el momento en el que todo el mundo quiere emprender”. Así lo pone en palabras Reason Whyla web sobre marketingy economía digital, mientras parafrasea a Juan José Delgado, chief digital officer de la compañía gallega alimenticia Hijos de Rivera, durante una tertulia sobre jóvenes emprendedores de éxito. Con la llegada de la crisis, el trabajo por cuenta propia se situó a la orden del día debido a los trabajadores que habían sido despedidos. 

Sin embargo, empezar de cero no es nada fácil y el camino está lleno de dificultades, así que hemos indagado en el tema para analizar los problemas y los puntos más destacables del mundo del emprendimiento.

 

¿Qué dificultades encuentran los emprendedores?

 

La empresa de coworking Spaces elaboró un estudio en el que medía las impresiones de los españoles en relación con las dificultades de los autónomos. La muestra la tomaron a partir de 1.000 españoles mayores de edad, de los que un 78,1% defiende que no se fomenta el emprendimiento en el país.Además, siguiendo los resultados de este estudio, el 37,8% de los españoles opina que la principal dificultad del autónomo es hacer frente a los impuestos: IRPF, IVA, IAE y declaración de la renta, entre otros que se queden en el tintero. Por si esto fuese poco, cabe destacar que España se encuentra entre las posiciones más elevadas de los países de la OCDE . según informaciones del portal Pymes y Autónomos. Pese a estos impedimentos, España se encuentra entre los seis primeros países europeos con mayor número de autónomos, tal y como informa el portal Statista.

 

Principales ayudas por parte de la Administración

 

Para contrarrestar con lo anterior, y aunque no sean muchas, podemos encontrar algunas ayudas por parte de la Administración. Las podríamos englobar en dos grupos:

1. Subvenciones para financiar la inversión

 

2. Subvenciones para fomentar tanto el empleo como el autoempleo

 

Dentro de las subvenciones para financiar la inversión aparecen ayudas como las subvenciones a fondo perdido —las más difíciles de conseguir—, la financiación bonificada —como las líneas de financiación sin aval— y ayudas a la economía social, al autoempleo femenino y al desarrollo rural, entre otros. En cuando a las subvenciones para fomentar el empleo, podemos encontrar bonificaciones en la cotización —la famosa tarifa plana de 50 euros para jóvenes autónomos—, a la contratación de trabajadores —con un interesante paquete si además son jóvenes— y a iniciativas locales de empleo, entre otras opciones.

 

El emprendimiento y sus sectores: La Comunicación

 

Hay sectores con mayor presencia en emprendimiento que otros. Esto lo podemos ver en los datos que publica Cinco Días de El País, cuando se refiere a que, en los últimos diez años, “los sectores que más incremento han experimentado han sido las actividades inmobiliarias, que han pasado de 29.785 a 45.265 trabajadores por cuenta propia, lo que supone un aumento del 52%; las actividades sanitarias,de 73.140 a 110.241 (50,7% más); y la educación, con una subida del 49,2%, ya que ha evolucionado de los 54.144 a los 80.798 autónomos”.

Si seguimos la información que Infoautónomos proporciona sobre los sectores que se encuentran actualmente en auge para el mundo del emprendimiento, veremos opciones como agricultura, ganadería y pesca; industria y construcción; turismo y hostelería; comercio; ocio; servicios a personas, a empresas y a medio ambiente; y, cómo no, la sociedad de la información. Esta necesidad tecnológica por la Revolución 4.0 se debe a todo el proceso de digitalización que han sufrido los sectores, ya que los sistema red y la conexión a internet están presentes sea cual sea la naturaleza del negocio.

 

Por ello, si nos tenemos que quedar con una actividad puntera y en total crecimiento, esas son las nuevas tecnologías. Rodolfo Carpintier, fundador de la primera incubadora de Negocios en internet y Tecnología 2.0 en España, Digital Assets Deployment (DaD), señaló, allá por 2016, que el internet de las cosas y la realidad aumentada eran dos ámbitos con gran potencial para emprender, aunque con una competencia que aumentaría.

Tres años después vemos que Carpintier no se equivocaba: la tecnología es uno de los sectores donde más se invierte en España. Y es que sólo en 2016, el 40% de los proyectos que se emprendían ya estaban basados en las TIC. Además, empresas como la incubadora de Carpintier ayudan al desarrollo y al impulso de nuevas startups,pero, ¿qué significa exactamente “incubar”?

 

Los nuevos términos: lanzaderas, incubadoras y aceleradoras

 

Aunque resurgieron hace poco, estos términos son muy utilizados en el ámbito empresarial y de emprendimiento, pero, ¿qué los diferencia?

 

Para que un proyecto llegue a buen puerto, o mejor dicho, una idea se transforme en empresa rentable, debe tener detrás de sus cimientos buenos cerebros y estrategas que logren conducir una idea. Y esa es precisamente la función de las lanzaderas: seleccionar personal con talento para construir al futuro emprendedor.

 

El siguiente paso será comenzar la idea de una empresa, y aquí es donde las incubadoras hacen su papel. Este proceso puede alargarse hasta tres años y tiene tres fases: preincubación para desarrollar la idea —seis meses—, incubación para implantar el plan estratégico —de 12 a 18 meses— y la postincubación para poner en marcha lo dictaminado anteriormente —de seis a 12 meses.

 

Una vez esté todo el proyecto sobre la mesa, los emprendedores necesitan una base que les ayude a impulsar o acelerar el proceso de lanzamiento. Aquí aparecen las aceleradoras con sus respectivos mentores para ayudar al modelo de negocio validado en cuestión.

 

Por suerte, este tipo de empresas fomentan el crecimiento de las nuevas startups para un momento nada fácil para el mercado laboral. ¿Hasta dónde avanzará la figura del futuro autónomo?

Compartir: