Hogares inteligentes, ¿utopía o realidad?

novedades y tendencias en Fitur 2019
Novedades y tendencias en Fitur 2019
24 enero, 2019
Energías renovables: Si no lo cuentas, no existen
7 febrero, 2019

Hogares inteligentes, ¿utopía o realidad?

smartphone and computer laptop using for voice call communication, multimedia music entertainment, portable mini home theater

 

Durante las Navidades pasadas hubo un regalo estrella que superó las expectativas de ventas de muchos profesionales. No estamos hablando de los últimos iPhone XR y XS ni de la última Samsung Galaxy Tab S4. Nos referimos a los altavoces inteligentes que pueden controlar el hogar gracias al internet de las cosas o Internet of Things (IoT) y al control por voz. Cada vez estamos más cerca de conseguir la mítica casa futurista de la ciencia ficción que nos lee la prensa cuando nos levantamos o nos pregunta qué queremos comer ese día. Dentro del mercado de este producto hay tres gigantes tecnológicos compitiendo entre sí: Amazon Echo, Google Home y Apple HomePod, con sus respectivos asistentes. Pero, ¿hasta qué punto puede llegar a ser útil este cúmulo de sensores y comandos?

Según los datos de la empresa Strategy Analytics, los envíos de los altavoces inteligentes batieron récords y crecieron un 197% hasta llegar a 22,7 millones de unidades. A pesar de que tanto Alexa, de Amazon; Google; y Siri, de Apple, tienen sus adeptos, el que ha demostrado tener mayor éxito durante el tercer trimestre del 2018 ha sido Amazon con un 32% de las ventas, seguido por Google con un 23%. Aunque si seguimos consultando las estadísticas de Strategy Analytics, “veremos que el altavoz inteligente que más subió del segundo al tercer trimestre de 2018 fue el chino Baidu, pues incrementó de un 1% a un 8% y ya se ha unido a Alibaba y Xiaomi para liderar el mercado de estos productos en China.”

Estos altavoces inteligentes permiten controlar, a través de comandos de voz, algunas funciones de la casa como encender y apagar la calefacción, hacer de despertador o reproducir música gracias a las distintas aplicaciones. Dependiendo del modelo de altavoz y de la inversión que se haga en los dispositivos del hogar, podrás conectar unas opciones u otras. Por ejemplo, con bombillas inteligentes se podría modificar la luz con una sencilla orden: “Apaga la luz / baja la luz / enciende la luz”. Además, también se pueden crear comandos más complejos como: “Despiértame esta tarde a las 4 con música de Rosalía”. Para un mayor avance, también se pueden programar acciones rutinarias para que el altavoz encadene determinadas funciones. De esta forma, al decir “Buenos días”, el altavoz encendería las luces, informaría sobre la predicción meteorológica, la situación del tráfico de nuestro itinerario y nos leerá brevemente las citas pendientes del día.

Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer hasta llegar a los hogares inteligentes que anuncian muchos libros y películas futuristas. “Las propuestas actuales son limitadas. Son solo controles remotos que responden al móvil o a la voz. Los sensores son caros y aportan pocos datos y con una frecuencia insuficiente. La casa inteligente no existe. Es lo que estamos creando”. Ésto es lo que aseguraba recientemente a EL PAÍS Jesús González, responsable de la dirección técnica de Smart IoT Labs. Esta empresa española presentó en la reciente feria CES, la más importante y tecnológica a nivel internacional que se celebra todos los años en Las Vegas, una posible amenaza para los altavoces inteligentes: un mayordomo virtual que se anticipe a los simples comandos de los altavoces. Su propuesta pretende utilizar la inteligencia artificial en su plena expresión para controlar los comandos de la casa, de tal forma que se colocasen varios sensores por todas las estancias y que recopilasen todo tipo de datos. “Se trata de la única solución que ofrece un valor real al usuario en diversas áreas del hogar, ya que observa y aprende los hábitos de los habitantes de la casa y, sobre esas pautas de comportamiento, ofrece diversos servicios proactivos y autónomos anticipándose a sus necesidades sin recibir órdenes específicas“.

Si hay algo que tenemos claro es que los altavoces inteligentes han venido para quedarse y no son simplemente una moda. Según David Watkins, director de Strategy Analytics, afirma que “el apetito del consumidor por los comandos de voz ha logrado remontar las ventas de los altavoces y las pantallas inteligentes y esperamos envíos globales que alcancen cerca de los 90 millones para finalizar 2018”. Amazon logró a final de año decenas de millones de Amazon Echo, según informó, aunque sin cifras exactas, lo mismo que Google Home. Mientras tanto, Apple se ha visto obligado a comercializar un producto más económico debido a su bajo nivel de ventas: el KGI, de la firma KGI Securities. Según el analista de la empresa, Ming-Chi, a final de 2018 se venderían entre 2 y 2,5 millones de HomePod.

Los altavoces inteligentes han demostrado ser sólo el comienzo de una nueva era de hogares inteligentes. En un futuro no muy lejano, podremos decirle a nuestro asistente que estamos de vacaciones para que nos avise en caso de que entrase un extraño en casa. ¿Será el principio de las futuras alarmas?

 

Compartir: