‘Influencers’ + marcas = ¿amor verdadero?

Energías renovables: Si no lo cuentas, no existen
7 febrero, 2019
La digitalización de sectores que muchos nunca imaginaron
21 febrero, 2019

‘Influencers’ + marcas = ¿amor verdadero?

Las redes sociales han dejado de ser un mero pasatiempo para convertirse en la herramienta de marketing de muchas empresas y marcas. Según el Estudio Anual de Redes Sociales de 2018 de la Interactive Advertising Bureau en España (IAB, la asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital), Facebook y WhatsApp continúan en cabeza, seguidos por YouTube e Instagram. Sin embargo, Facebook ya ha experimentado una bajada del 91% respecto al ejercicio de 2017 e Instagram una subida de hasta el 45%. La IAB tomó como base el número de usuarios de las redes sociales, aunque las marcas seguramente prefieran prestar atención a otras variables, como el engagement, es decir, el nivel de fidelidad o compromiso del público hacia la marca, especialmente en las redes sociales. En este ámbito, es Instagram el que lidera la cúspide y puede ser por varios motivos: la facilidad —y, por tanto, la inmediatez— para compartir fotos, vídeos e incluso textos; y la presencia de los influencers, aquellos usuarios con un gran número de seguidores y un alto grado de credibilidad que deciden formar parte de la imagen de una marca para que gane adeptos. Pero, ¿en qué medida son favorables estas figuras de representación para las marcas?

En muchas ocasiones, los ciudadanos dudan sobre la autenticidad de las empresas y sus diferentes productos. La agencia británica Splendid Comms publicó el informe ¿Estamos ante una crisis de autenticidad global? para demostrar que este tipo de marketing influyente se encontraba en peligro respecto a la opinión del receptor. La investigación reveló datos como que el 43% de los usuarios de redes sociales británicas sienten que los influencers no son auténticos y que trabajan con marcas en las que ni ellos creen. Esta cifra es muy elevada y puede resultar muy perjudicial para la imagen de las marcas, sobre todo porque la principal característica de esta relación mercantil frente al público es la confianza: sin ella, no hay producto que pueda venderse ni influencer que pueda ser líder de opinión.

¿Cómo puede encontrar una marca a su influencer?

Humanizar una marca para que llegue al público con mayor veracidad es algo de lo que ya hemos hablado y que se encuentra en las agendas de muchas compañías. Para evitar las incongruencias y reafirmar la autenticidad de una marca con su representante, varios portales especializados en esta información destacan que la relación entre ambas partes debe ser cuidada desde el primer momento de su contacto: que un influencer sea el más seguido de su panorama no lo convierte en el candidato idóneo. Antes de hablar con alguien hay que indagar en su estilo de vida y pensamientos u opiniones que haya hecho públicos; y lo mismo ocurre a la inversa.

Una de las situaciones que genera más desconfianza entre los usuarios son los obsequios que una marca hace a un influencer para que hable de ella. Para establecer una relación formal, es importante que la colaboración sea remunerada y que la figura que represente a la marca sienta su trabajo como otro cualquiera. De un regalo no puedes esperar nada a cambio; de un sueldo, aunque sea puntual, sí.

 

¿Cuáles son las tendencias en influencers para 2019?

El nuevo año ha comenzado, y con él, nuevas formas de plantear estrategias y negocios. Para mejorar este movimiento que está avanzando con el paso del tiempo, el portal Influencity ha destacado algunos puntos importantes que marcarán el mercado del influencer este 2019. Desde BeConfluence hemos indagado y hemos descubierto algunas tendencias que pueden funcionar para este nuevo año:

  • Aumento de los microinfluencers

Según el número de seguidores, los influencers se pueden clasificar en Celebrities (+1M), Macro (500K – 1M), Mid (100K – 500K) y Micro (1K – 100K). Esto no significa que los usuarios con más seguidores tienen menos credibilidad, sino que las marcas tenderán a buscar la especialización, aunque sea en menor escala, para crear un contenido más auténtico y dedicado a un nicho más profesional que aquellos que optan por las masas.

  • En directo, mucho mejor

Otro de los puntos que sigue a la autenticidad es el contenido en directo. Cada vez más son las plataformas que añaden esta opción: primero lo incluyó Twitter, después Instagram y seguidamente Facebook. Dotar al espectador del poder de la inmediatez y de la comunicación puede resultar más que gratificante.

  • Retorno de la inversión

El famoso término de marketing ROI (Return On Investment) no es otra cosa que el averiguar el fruto real de la inversión, es decir, el valor económico generado como resultado de las actividades de marketing. Estos estudios son importantes para medir la tasa de interacciones sobre la que hemos hablado unos párrafos más arriba.

  • Realidad virtual, hasta en el influencer

Aunque parezca extraño, la realidad virtual ha dejado atrás los límites y ya tiene su nuevo punto de mira. La compañía Brud, situada en Los Ángeles, creó a Lil Miquela, una influencer nacida a través de realidad virtual que actualmente cuenta con 1,5 millones de seguidores; toda una Celebrity. Estos personajes a imagen y semejanza de sus creadores pueden empezar a ser muy útiles para que las propias marcas se conviertan en sus propios influencers. Pero, ¿qué resultado puede dar a nivel ético? ¿Merecerá la pena?

Compartir: