La base de la pirámide en la labor del comunicador

¿Necesitamos el marketing viral a la hora de promocionarnos?
12 enero, 2011
Perdona, ¿ese powerpoint es para mí?
20 enero, 2011

La base de la pirámide en la labor del comunicador

Este post no va sobre lo cuidada que debe estar la página Web de una empresa ni sobre la importancia de los mailings o la presencia en redes sociales. Esto ya se viene comentando desde hace tiempo y todos lo sabemos. Me voy a centrar en algo mucho más básico pero que depende toda buena labor de comunicación y está en la base de la pirámide: la monitorización, la escucha activa. Sí, esa labor sin la que ninguna empresa podría saber qué repercusión tiene o qué se dice de ella.
Es muy importante hacer un buen seguimiento acerca del cliente en todos los medios como en prensa, televisión, radio e Internet. El seguimiento en Internet ha de ser exhaustivo puesto que hoy en día existen unos 1.970 millones de usuarios de Internet (según un estudio muy interesante realizado por http://royal.pingdom.com/ ) y todos ellos son libres de comentar lo que quieran. No hay que olvidar que una mala opinión por parte de un internauta puede ser muy perjudicial para la empresa.
Para realizar un buen seguimiento o “clipping” existen diversas herramientas que permiten su localización. Hay distintos servicios contratados por las agencias para que localicen las repercusiones que proveen datos como tirada, difusión o valor publicitario. La labor que realizan es muy útil en cuánto a prensa escrita se refiere. Sin embargo, en cuánto al mundo virtual, aún queda mucho por hacer tanto en el rastro como en la medición.
La labor de un buen comunicador comienza por tener al día estas repercusiones. Además de lo anterior, existen páginas gratuitas que facilitan el trabajo como Pickanews cuyo claim es: ¿Qué dicen los medios de usted? Realiza labores de búsqueda tanto en diario como revistas, televisión y radio e Internet y blogs. Quizás la más efectiva sea el buscador de Google mediante alertas diarias que llegan al correo electrónico, aunque, según mi experiencia personal, no hay nada como ser tu propio buscador. De esta forma te garantizas que no se te escape nada. Ha de ser una labor diaria y muy cuidada.
Una vez que tienes las repercusiones localizadas, se pasa a catalogarlas y ordenarlas para posteriores informes que se envían al cliente y así éste podrá saber el estado de su empresa, el de la competencia, qué mejorar etc. Para esta labor cada agencia trabaja de forma diferente y muchas veces la organización resulta un caos. Sin embargo, existen cada vez más empresas que facilitan este concienzudo trabajo a todos aquellos que nos dedicamos a la “caza” de repercusiones. Recientemente estuve en un curso de formación de Augure, la plataforma de gestión de Rosa Gómez Acebo (consultores de comunicación), cuyo principal poder es la organización de ésta y otras muchas labores. Mediante esta herramienta todo está mejor estructurado a la hora de recolectar la información. Realizando sencillas búsquedas podemos obtener datos sobre los “clippings” como el porcentaje de aquellos que son positivos, neutrales o negativos; el número de veces que sale la empresa o producto en determinado medio… Aunque no sólo se limita a eso puesto que permite tener una base de datos organizada y estructurada de medios y periodistas así como crear eventos o lanzar ruedas de prensa.

Compartir: