La precariedad del periodismo

De partidos políticos, debates, elecciones y redes sociales
7 diciembre, 2015
¿Qué comunicar en 2016? Las tecnologías que vienen
18 diciembre, 2015

La precariedad del periodismo

“Si quieres morirte de hambre, dedícate al periodismo”. A muchos les sonará esta frase. Incluso, muchos compañeros periodistas habrán sido el protagonista de este difícil consejo. Lo que podía quedarse en simples palabras cobra más fuerza que nunca hoy en día.

Que algunos consiguen vivir bien dedicándose al bello oficio de contar, es cierto. Pero también es cierto que son contados. La realidad de la mayoría de periodistas es otra y, por desgracia, mucho más precaria.

Así lo pone de manifiesto un estudio realizado por el portal de empleo Infojobs para Trecebits y que como titular nos deja uno de lo más preocupante: el 28% de las ofertas de empleo para periodistas no supera los 1.000 euros de sueldo.

Journalism_and_Media-595x398

Ni siquiera mileuristas, además los periodistas se enfrentan a la inestabilidad laboral de forma significativa. Así, de un total de 29.089 ofertas de empleo publicadas durante 2015 en el sector de “Marketing y Comunicación” de Infojobs, sólo 5.845 ofrecían un contrato indefinido. Es decir, únicamente en el 20% se estaba proponiendo un puesto de trabajo que no fuese de duración determinada.

Parece que en el área de comunicación corporativa las cosas pintan algo mejor. De acuerdo con el estudio, de las 329 vacantes con contrato indefinido que se ofrecieron durante este año, el 31% ofrecía un contrato de 18.000 a 24.000 euros anuales brutos y el 16% de entre 24.000 y 30.000 euros brutos al año. Sólo el 13% de las ofertas proponía un salario menor a 18.000 euros brutos anuales.

Mejores datos sí, pero tristes pese a todo y más si tenemos en cuenta que el periodismo, se ejerza en el ámbito que se ejerza, es una profesión mayoritariamente vocacional.

O ¿ya no? ¿Es el propio periodista el que ha hecho que poco a poco su trabajo pierda valor y con ello el salario que recibe por hacerlo?

Una dura reflexión pero necesaria para todos los que estamos en el barco…. y queremos seguir en él.

Compartir: