Marketing emocional: ¿compramos productos o experiencias?

Las 7 verdades de tú cambio
17 octubre, 2011
8 pasos en una propuesta de comunicación
14 noviembre, 2011

Marketing emocional: ¿compramos productos o experiencias?

Planificar e implementar una estrategia de marketing adecuada que nos lleve a alcanzar al éxito  siempre es complicado pero si vivimos tiempos de crisis todo se complica aún más.

En momentos como el que vivimos hoy día, el marketing emocional toma más importancia dentro de esta estrategia. La crisis conlleva un cambio psicológico del consumidor y por eso hay que acercarse al cliente y potenciar una conexión emocional. Por esta razón las empresas acompañar al consumidor durante todo el proceso de compra con el objetivo de que estos asocien el consumo de sus productos o servicios a una sensación de agrado y satisfacción.

Por tanto, cuando trabajamos en un plan de marketing si bien debemos establecer el marketing mix adecuado como hemos venido haciendo hasta ahora: precio, producto, promociones, etc. también debemos tener siempre en cuenta que vendemos experiencias lo que requiere una mayor atención a la conexión emocional con el cliente.

La satisfacción por un producto o servicio no garantiza el consumo y mucho menos la fidelidad del cliente: los clientes deben sentirse valorados y bien cuidados. Y aquí es donde entra en juego el marketing emocional.

Ahora más que nunca las empresas deben tener en cuenta todo el proceso involucrado en la relación con el cliente desde la primera toma de contacto hasta el proceso de compra y consumo del producto o servicio. Por mucho que invirtamos en imagen de marca, producto, publicidad, promociones, etc. estas herramientas pueden incrementar nuestro flujo de público pero la decisión final de compra y, sobre todo, la repetición va a estar siempre vinculada a la experiencia vivida antes durante y después de ese consumo.

Desgraciadamente son muchos los que todavía, a día de hoy, no son conscientes de la importancia del vínculo emocional con el cliente y aun habiendo planificado una correcta estrategia de marketing, olvidan que el éste ya no compra productos sino experiencias: la sensación que buscan hoy los consumidores es la de la certeza de que su compra fue la mejor opción porque la experiencia vivida fue muy superior al precio pagado.

Compartir: