Perdona, ¿ese powerpoint es para mí?

La base de la pirámide en la labor del comunicador
20 enero, 2011
No solo hay que Ser sino Parecer
24 enero, 2011

Perdona, ¿ese powerpoint es para mí?

Para la mayoría de gente, el silencio y el miedo son conceptos que van de la mano. Nos resulta incómodo no hablar con un vecino en el ascensor pero, si encima, el escenario es un auditorio repleto de gente y somos nosotros los que tenemos que subirnos a la tarima y hacer una presentación, el sentimiento es de ¡terror!

Cuando eso ocurre, lo primero que pensamos es: “voy a hacer un powerpoint con toda la información por si me quedo en blanco”. (Piiiiiii). Error. Lo primero que hay que tener en cuenta al preparar un powerpoint es que no está pensado para el ponente sino para la audiencia que asiste a la presentación.

Además del ensayo, ensayo y más ensayo previo, estos son algunos consejos útiles a la hora de elaborar una presentación:
-No incluyas más de tres ideas por diapositiva (aunque algunos puristas apuestan por una).
-El blanco tiene el mismo valor que la letra.
-La presentación tiene que ser complementaria al discurso y ayudar al público a comprender mejor las ideas.
-Las diapositivas no son el bastón en el que se apoya el orador.
-Los elementos visuales ayudan a la comprensión.

Un mal uso de las diapositivas  es uno de ellos pero, ¿cuántos errores más puedes encontrar en esta presentación?

httpv://www.youtube.com/watch?v=wXILI9Q1jIw

Compartir: