PR y RSC: dinero y felicidad

El éxito del saber ‘cuándo’
22 agosto, 2011
Inteligencia de mercado al alcance de cualquiera
14 septiembre, 2011

PR y RSC: dinero y felicidad

Hoy leía en el periódico Expansión acerca de los “tópicos de la RSC: ¿realidad o engaño?” como explicaba el profesor Josep María Lozano del Instituto de Innovación Social de Esade, que “En el juego de naipes del lenguaje las frases comodín ni suplen a todas las demás ni sirven para todo; si no se corresponde con nada, tarde o temprano no dirán nada de nosotros, ni significarán nada para los que nos escuchan. “ y lo más importante continúa “Me parecen inevitables estos usos, pero mi preocupación no es el lenguaje, sino la práctica de la RSE. Deberíamos comprometernos a simultanear el Escuchar y el Ver. No solo qué dicen los directivos, sino ver que hacen y qué relación tiene lo que hacen con lo que dicen”. Esto es al final lo que toda la vida se ha dicho de “no solo hay que Ser, sino Parecer.” Creo que esto lo repito a menudo, ya que es algo que sirve y que tiene sentido en muchos ámbitos no solo empresariales, sino individuales.

La responsabilidad social corporativa es relativamente ´reciente´ en nuestro ámbito empresarial, o por lo menos del último siglo. Según Wikipedia los antecedentes de la RSE se remontan al siglo XIX, aunque yo la verdad, no le doy más de 20 años. Y en España, creo que un poco menos, lo que se refiere a la práctica en las empresas y la toma de conciencia empresarial. Pero como tal, esta ligada muy estrechamente con la comunicación interna y externa de las organizaciones y por lo tanto tiene que estar unida a las Relaciones Públicas (PR). Y es que detrás de compañías “Responsables” hay una firma de PR, y aunque la RSC no es PR, también sabemos que no hay buena PR sino existe la RSC en las organizaciones . Según dice Paul Holmes en su blog el Holmes Report , y con el que estoy totalmente de acuerdo: “PR provides the only meaningful (from a self-interested, free market perspective) justification for an investment in CSR. I know you can make an argument that companies should engage in CSR for noble, altruistic reasons, but I would suggest that such as argument would be unpersuasive to many capitalists.”

Compartir: