Black Friday: cerrado por descanso

¿Tenemos lo que nos merecemos?
19 noviembre, 2015
De partidos políticos, debates, elecciones y redes sociales
7 diciembre, 2015

Black Friday: cerrado por descanso

Mañana se celebra el cacareado Black Friday, el último gran invento para que nos rasquemos el bolsillo comprando productos rebajados. Muchos de nosotros picaremos con algo, y más con las Navidades a la vuelta de la esquina. Además, ya se han encargado bien los comercios, ya sean online o físicos, de ponérnoslo fácil.

Sin embargo, también se han producido hechos curiosos, como el protagonizado por la cadena de tiendas norteamericana REI, dedicada a la venta de material para practicar deportes como escalada, ciclismo, esquí o pádel, que ha cedido cerrar sus tiendas durante el Black Friday y darle el día libre a sus empleados.

Según explica Jerry Stritzke, presidente y CEO de REI, ellos promueven la actividad en exteriores, así que han decidido cerrar porque “mientras otros se pelean en los pasillos de los centros comerciales, nosotros esperamos ver a la gente en la calle”. Según Strizke, es importante ser fiel a los propios ideales y animar a la gente a pasar el Black Friday en las calles es lo más auténtico que podían hacer teniendo en cuenta el tipo de comercio que son.

REI

La idea es, cuanto menos, curiosa, pero lo que está claro es que les está funcionando, ya que el CEO ha concedido ya entrevistas en algunos de los principales medios de EE.UU. como USA Today o CBS News, aparte de una gran repercusión en general.

La jugada desde el punto de vista de la comunicación ha sido redonda: muy probablemente una tienda tan de nicho como esta no habría sacado gran cosa de un día como el Black Friday, pero de esta forma han conseguido cobertura gratuita que de otra forma no habrían tenido nunca.

Si hablamos de ROI, esa palabra que gusta tanto en las empresas y que tantos quebrantos provoca en las agencias, el golpe de REI ha sido maestro, ya que sin invertir ni un centavo han logrado un valor publicitario de cientos de miles de dólares. Y eso sin hablar del ruido que han generado en redes sociales con el hashtag #Optoutside.

Por eso, más allá de la pura decisión de abrir o no en una fecha consumista tan señalada, y llevando el tema a nuestro terreno, la estrategia ha estado realmente bien planteada. No sólo se ha anunciado en un momento en que la sociedad norteamericana puede estar más receptiva a este tipo de mensajes (recordemos que estos días se celebra Acción de Gracias y estamos a un menos de un mes de la Navidad), sino que el mensaje se ha calculado a la perfección, transmitiendo unos valores que son muy apreciados en EE.UU (autenticidad, principios, integridad…) y arañando además el apoyo de todos aquellos que critican el gasto sin control, el consumismo y el aborregamiento en general.

Quizás detrás de este anuncio de REI haya toda una campaña de Marketing y PR bien estructurada y fríamente orquestada, de hecho es lo más probable, pero en cualquier caso tanto los medios como las personas hemos vuelto a caer de cuatro patas ante el primero que da un mensaje diferente, a contracorriente.

Compartir: