#blacklivesmatter
Las marcas y su relación con movimientos como el #Blacklivesmatter
11 junio, 2020
green marketing
Green Marketing, una forma sostenible de comunicar
18 junio, 2020

Empresarios, todos a una

CEOE

CEOE

Un hecho inédito se está produciendo en España. La élite empresarial ha decidido conjurarse para aportar soluciones estratégicas y explícitas a la imprescindible y perentoria reconstrucción económica del país, azuzada por la crisis de la Covid-19. Se trata de una reacción digna de un absoluto reconocimiento por el espíritu que lo inspira y la finalidad que pretende. Con la generación de esta cumbre que aglutina las aportaciones de más de un centenar de las principales firmas de nuestro sector productivo internacional, la patronal, CEOE, proyecta una imagen digna de reconocimiento y que debe poner en valor la figura del empresariado, no siempre recompensada a nivel social, político y mediático.

Desde la presidencia de esta institución, Antonio Garamendi viene dando un impulso de renovación adaptada a la realidad y al compromiso del empresariado que marca un punto de inflexión. A sus parámetros de actuación en el cargo se deben decisiones que han marcado una nítida impronta, reconocida por el resto de los agentes sociales. Si en verdad se había venido asistiendo a mandatos de anteriores presidentes sin que la imagen del empresario tuviera una implicación de acento reconocido en el contexto socioeconómico, es ahora donde la CEOE recobra un protagonismo importante para su propia credibilidad y, al mismo tiempo, necesario para desplegar un proyecto de acción compartida en los ámbitos público y privado.

Después de haber sido un baluarte activo en el desarrollo del diálogo social, la CEOE ha querido dar un significativo paso adelante en su voluntad de colaboración decidida para ir paliando las urgencias a corto y medio plazo de una economía maltrecha por los efectos de esta pandemia. La decisión de reunir en sucesivas sesiones de trabajo a todas las voces capaces de generar valor, empleo y riqueza en los sectores productivos españoles es un hito sin precedentes. Nadie de la élite empresarial se ha quedado atrás en esta llamada de Garamendi para configurar un catálogo de demandas y soluciones en favor de esta rehabilitación económica que se pretende a partir de la mal llamada nueva normalidad, eufemismo de la nueva realidad que se ciñe como una amenaza y una oportunidad sobre nuestras industrias, comercios, tecnologías, innovación, trabajadores o empleadores.

En las primeras sesiones de trabajo, destacadas figuras de nuestro selecto empresariado han aportado soluciones y han demandado medidas al gobierno. Por encima de las consideraciones incluso sectoriales a las que se ha asistido, debería concederse una importancia capital a la apuesta por el empleo que se ha escuchado como telón de fondo. Al menos, evitar su destrucción impenitente que conduzca a ensombrecer el panorama laboral del país. La validez incuestionable de la figura de los ERTE ha sido una de las coincidencias más comunes entre la mayoría de los ponentes. Podría entenderse como una presión al Gobierno de coalición para que mantuviera esta figura proteccionista, pero no es menos cierto que su vigencia ha sido un escudo social de indudable repercusión positiva.

La CEOE ha explicitado su voluntad de colaboración, tendiendo la mano a las instituciones públicas, precisamente ahora que la clase política no está ofreciendo la mejor imagen de serenidad y de unidad. Esta acción compartida de los empresarios bajo el mismo objetivo debería ser atendida y valorada en el marco de la comisión parlamentaria que en el Congreso idea soluciones para la ansiada reconstrucción económica de España. En las sucesivas intervenciones se van desgranando cuadros de situación difícilmente rebatibles como la apelación a un marco regulatorio estable que proporcione la confianza necesaria para el desarrollo de todo proyecto empresarial que se precie. Otro tanto puede decirse de la conexión europea de toda medida que se ponga en marcha desde nuestro país habida cuenta de la propagación comunitaria de los efectos de este maldito virus de incalculables repercusiones. Toda una cascada de iniciativas, en el marco de una reflexión honda de la crítica situación y con discursos propositivos, que se cierne como terapia de choque sobre la coyuntura económica, y que debería tener la acogida favorable que honestamente se merece.

Juan Mari Gastaca, socio y director de RRII y Asuntos Públicos en BeConfluence.

Compartir: