plan de comunicación
¿Plan de comunicación anual o a corto plazo?
4 noviembre, 2020
redes sociales
Redes sociales: ¿cómo construir una marca?
11 noviembre, 2020

Luces esperanza

esperanza

esperanza

Es fácilmente comprensible que ante los momentos de incertidumbre y zozobra que nos desasosiegan cualquier noticia dotada de una prudente dosis de verosimilitud provoque una lógica esperanza. En las últimas horas, la confirmación científica por parte de los laboratorios farmacéuticos Pfizer de que su vacuna contra la Covid-19 garantiza como mínimo un 90% de eficacia en su tratamiento ha prendido en el moderado optimismo de la ciudadanía sin otras excepciones de quienes se refugian en el excepticismo.

Los ímprobos ensayos del mundo científico en la búsqueda de un recurso sanador, o al menos mitigante de esta pandemia que nos invade, han sido una constante desde que el virus ensanchó sus brotes de contagio depredador. Es por eso que debemos acoger con honda satisfacción, siempre bajo las permanentes recomendaciones de las autoridades sanitarias, avances como el presentado por la acreditada compañía Pfizer. Los próximos días serán determinantes para conocer el alcance de su eficacia demostrada durante los ensayos de la tercera fase, aunque ha bastado el anuncio de la propia empresa para que disponga de un reconocimiento expreso en la Bolsa con una espectacular subida de su valor.

También en España nos podemos felicitar de que existen sólidas apuestas científicas encaminadas a paliar los efectos del coronavirus. Ocurre con la investigación que los laboratorios del grupo PharmaMar vienen realizando en torno a su tratamiento conocido como Aplidin. La esperanza en los resultados alcanzados durante el ensayo con humanos en la fase inicial han consolidado el positivo devenir de la investigación, que ahora encara su fase más decisiva, tanto ante la consideración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios como posteriormente en el ámbito europeo, desde donde ha de llegar su definitiva homologación.

La regulación de este fármaco de PharmaMar vendría a suponer, a su vez, un claro éxito de España como país investigador a nivel internacional en unos momentos de especial apremio por el azote humano que viene causando este virus. En el actual contexto, existe una clara conciencia social y política del significado de estos avances científicos por la indudable aportación que suponen y que sobrepasa la lógica interpretación del beneficio económico y de imagen que pueda realizarse en clave empresarial.

Por otra parte, no puede abstraerse del análisis inmediato que en paralelo a estas contribuciones del mundo científico, los ojos del interés social se han posado sobre el desenlace de las elecciones en EE UU habida cuenta de su trascendencia comúnmente aceptada. Más allá de toda interpretación sobre el color político del resultado, que también, y de las derivadas que pudieran trasponerse a Europa sin mucho esfuerzo, hay que convenir en el calado económico que tendrá el relevo del proteccionismo ultraliberal de Donald Trump. Sectores como el medio ambiente y la apuesta que supone la lucha contra el cambio climático o escenarios como el de las relaciones internacionales hasta ahora demasiado explosionadas abren los brazos de esperanza con la llegada al poder de los demócratas Joe Biden y Kamala Harris.

Muchas empresas e intereses españoles reciben alborozados el final de una pesadilla que les ha venido costando decenas de millones de dólares por unas reglas de juego del mercado exterior difícilmente asumibles por la razón y el diálogo comercial en el siglo que nos ocupa. Llega el momento de procurar el entendimiento, de acabar con condicionantes absurdos que estaban poniendo en riesgo las relaciones entre dos poderes económicos como son América y Europa. Las notorias subidas de algunas cotizaciones de valores españoles como ha sido el caso de Tubos Reunidos, entre otros, reflejan que ha comenzado una nueva etapa atractiva que debe pasar la página a cuatro años de pesadillas y quebrantos presupuestarios. Incluso, algunos países empezarán a recobrar la esperanza en un mercado como el norteamericano porque les abre el sueño a gran parte de sus expectativas. Pero tampoco debería olvidarse que esta halagüeña situación incidirá en un incremento exponencial de la competencia para recuperar el terreno perdido durante la supremacía trumpista.

Juan Mari Gastaca, socio y director de RRII y Asuntos Públicos en BeConfluence.

Compartir: