De profesión, periodista
2 junio, 2022
Cinco libros recomendados para profesionales de la comunicación
9 junio, 2022

Moción de confianza para el 10 de Downing Street

moción

 

El Comité 1922 es un mecanismo de control que el Partido Conservador de Reino Unido constituyó casi cien años atrás (contrariamente a lo que su nombre parece indicar, fue formalizado en el año 1923). Conformado por parlamentarios conservadores o tories, el propósito de este comité es revisar puntualmente la confianza dispuesta sobre su líder de partido, que hoy es Boris Johnson. 

El procedimiento para someter al líder del partido a una moción de confianza comienza cuando el Comité 1922 recibe las cartas de pérdida de confianza o letter of confidence. Como requisito fundamental, estas cartas deben proceder de al menos un 15% de los parlamentarios conservadores. En otras palabras, deberán ser presentadas un mínimo de 54 cartas, cada una firmada por un tory. Así, el pasado lunes 6 de junio el presidente del Comité 1922, Sir Graham Brady, emitió un comunicado donde confirmaba la recepción del suficiente número de cartas como para poner en marcha una moción de confianza contra Johnson. 

Llegados a este punto, cabe preguntarse cuál es el motivo que ha conducido a los diputados conservadores a deliberar internamente sobre su propio líder. Pues bien, la razón no es otra que el escándalo del ‘Partygate’ acontecido durante los meses de pandemia. 

 

A lo largo del año 2020, la población británica, al igual que la de casi toda Europa, se encontraba bajo las estrictas restricciones de confinamiento y movilidad establecidas para frenar la expansión de la Covid-19. Sin embargo, en el número 10 de Downing Street, la residencia oficial de todo primer ministro británico, se sucedieron una serie de fiestas y cócteles cuyos asistentes parecían olvidar por unas horas la existencia de una pandemia mundial. Estos eventos sociales fueron investigados por una comisión dirigida por Sue Gray, vicesecretaria de la Oficina del Gabinete del Primer Ministro. El documento final de la investigación fue publicado el pasado 25 de mayo y probaba con imágenes que no pocos políticos, entre ellos Boris Johnson, habían festejado en fechas en las que quedaban prohibidas las reuniones de no convivientes en interiores. 

Aunque el líder británico pidió perdón públicamente ante sus compañeros de la Cámara de los Comunes, tras la sucesión de escándalos el presidente de la nación se ha visto sometido a todo tipo de críticas. Estas críticas no solo han sido pronunciadas por los parlamentarios del Palacio de Westminster, sino también por la opinión pública británica. Las más recientes fueron en forma de multitudinarios abucheos cuando Johnson asistía a la celebración del Jubileo de Platino de la reina Isabel II*. 

Por supuesto, hay probabilidades de ser sometido a una moción de confianza del Comité 1922 y salir airoso de ella. Ya lo hicieron en el pasado Margaret Thatcher y Theresa May, dos primeras ministras que consiguieron doblegar las mociones de confianza propuestas por sus compañeros conservadores. En esta ocasión para que la moción triunfe y, por ende, Johnson tuviera que abandonar su cargo, se necesitarían al menos 180 votos en su contra. En la votación que tuvo lugar el 6 de junio entre las 18:00h y las 20:00h en la Cámara de los Comunes, han sido 148 los votos contra la continuidad de su ejercicio como primer ministro. En resumidas cuentas, Johnson ha sobrevivido a la moción de confianza y no podrá presentarse ninguna otra contra él durante al menos un año, pues así lo establece la normativa del Comité 1922

Triunfe o no una moción de confianza británica, este tipo de crisis reputacional es, en definitiva, probatoria de que no todo vale en política y de que existen mecanismos para sancionar a quien se salta los principios, legales o morales, que rigen el equilibrio social.

 

* El Jubileo es la celebración del ascenso de la reina al trono británico. En 2022, se han cumplido setenta años desde que fuera coronada como Queen Elizabeth II. Por este motivo, para la efeméride se han organizado toda una serie de celebraciones, que culminaron el pasado 5 de junio con un gran desfile en Londres. Varios tories pidieron que el comunicado de la moción de confianza no se hiciera público hasta que no finalizasen las celebraciones reales.  

 

Por Sandra Arévalo, consultora junior en BeConfluence

 

Compartir: