innovación
Innovación, la gran apuesta europea
27 julio, 2020
nueva era
¿Una nueva era?
7 septiembre, 2020

Nuevo curso, nuevas metas en comunicación

curso

curso

Atrás han quedado las vacaciones de verano, una época atípica para muchos, que ha sido precedida por meses de incertidumbre marcados por una pandemia que ha cambiado  la forma en la que nos relacionamos y vivimos. Ahora comienza un nuevo curso, diferente y extraño para muchos.

En marzo cambió el panorama para muchas empresas, grandes y pequeñas. Tocaba reinventarse, adaptarse y anteponerse a la crisis que estaba por venir. Una crisis, que desafortunadamente, está continuando más de lo esperado y que afectará, en mayor y menor medida, a cualquier organización.

Durante la pandemia, la comunicación adquirió un papel todavía más relevante, si cabe. Muchas consultoras y agencias del sector cambiaron sus planes para adaptarse a los requerimientos y necesidades de sus clientes. Las estrategias definidas a principio de año se tuvieron que readaptar o sustituir por otras. Era el momento de actualizar la estrategia y comunicar desde la transparencia y la responsabilidad.

Ahora, en este nuevo curso, es hora de volver a retomar aquellas estrategias que se quedaron paradas o en el olvido, sin olvidar el momento en el que nos encontramos. ¿Qué se espera en este nuevo curso? ¿A qué nos enfrentamos? ¿Hacia dónde queremos ir? Estas son algunas de las recomendaciones para esta nueva etapa que comienza:

  1. Saber qué es lo que se quiere comunicar y a quién, pues la comunicación es una herramienta para mostrar los valores de una organización. Para ello, es importante contar con un plan que contenga unos objetivos y plazos realistas. Y en esos objetivos, no debemos olvidarnos de los consumidores, nuestro target. Al igual que en los meses anteriores, la comunicación debe seguir siendo positiva, cercana y basada, siempre, en la transparencia.
  2. Tener presente la comunicación interna en la vuelta a la “nueva normalidad”. Aquí, la transparencia juega un papel clave y el silencio nunca debe ser la respuesta. Por ello, es importante mantener o habilitar, si todavía no los hay, canales de comunicación y crear cohesión entre los diferentes equipos, unidad y sentimiento de pertenencia.
  3. La comunicación no debe ser estática sino transversal y englobar diferentes áreas como la reputación, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), la investigación y escuchar las necesidades y demandas de los consumidores y público objetivo.

Empieza un nuevo curso, una nueva era, cargado de trabajo, nuevos objetivos y metas, donde la comunicación seguirá siendo clave y fundamental. ¡Bienvenidos!

Compartir: