Orgullo y prejuicio del Siglo XXI

Democratizamos el acceso a la información
3 marzo, 2011
LA SOMBRA DEL POLÍTICO
10 marzo, 2011

Orgullo y prejuicio del Siglo XXI

Satírica, romántica, profunda y mordaz a un tiempo, la obra Orgullo y Prejuicio de Jane Austen nace de la observación de la vida doméstica y de un profundo conocimiento de la condición humana. Ha fascinado a generaciones de lectores por sus inolvidables personajes y su desopilante retrato de una sociedad, la Inglaterra victoriana y rural a finales del siglo XVIII, tan contradictoria como absurda. El orgullo y la distancia social, la astucia y la hipocresía, los malentendidos y los juicios apresurados abocan a los personajes al escándalo y al dolor, pero también a la comprensión, el conocimiento y el amor verdadero.

Una época en la que el poder de las palabras tenían una increíble importancia en cualquier vida. Una época llena de un gran romanticismo, cuando esta “palabra” tenía algún significado. Cuando las sutilezas y los subterfugios tenían un papel importante. Elementos todos ellos para vestir esta historia, y que sea enormemente atractiva para el público actual, la mayor parte del cual se ha olvidado de las sutilezas, de los buenos modos, y el poder de la palabra ha pasado a estar en un segundo plano. Una época donde la palabra era la que forjaba indudablemente la reputación de cualquier persona. Y donde el riesgo de la reputación podría cambiar la vida hacia diferentes derroteros.

La reputación, de nuevo, y siempre, la personal y la de grupo, el factor de riesgo más valorado por compañías, CEOs, analistas, etc. Cuando se hizo el estudio sobre los 10 mayores factores de riesgo para los CEOs, la reputación estaba en la posición número 6 y en cambio, lo más preocupante fue que dos terceras partes no tenían un plan formal de riesgo reputacional.

The top 10 risks according to the survey mentioned before were:

1. Economic Slowdown

2. Regulatory/Legislative Changes

3. Business Interruption

4. Increasing Competition

5. Commodity Price Risk

6. Damage to Reputation

7. Cash Flow/Liquidity Risk

8. Distribution or Supply Chain Failure

9. Third Party Liability

10. Failure to Attract or Retain Top Talent

El orgullo, una de las tres virtudes principales definidas por Nietzsche como una virtud elevada, propia de hombres superiores, la cual conduce a una honestidad absoluta consigo mismo (lo cual hace imposible cualquier trampa o acto deshonesto), valentía y superación constante, es propio de un empleado motivado y orgulloso de donde trabaja. Y el core crítico en la reputación de cualquier institución u organización pública o privada son sin lugar a duda los empleados, son los que tienen el poder de crear, mejorar o destruir el valor de la reputación, directamente o conjuntamente con otros.

Y el prejuicio, lo que se disputa con el orgullo, es un arma sutil y demoledora que precisamente intenta destruir “ese orgullo” cuando es débil o en peligro de ser dañado. “Aquellas organizaciones/instituciones que son conscientes del impacto social que tienen las actitudes y opiniones de sus empleados sobre la forma en que la sociedad las percibe, lograrán el compromiso del empleado y potenciar su sentido de orgullo de pertenecer a la empresa” o, “La estrategia de gestión de riesgos reputacionales es una clara oportunidad para la creación de valor para las compañías”, estas declaraciones fueron recogidas por el periódico Expansión el pasado veintiocho de febrero por varios directores de comunicación en un artículo que titulaban: “Las empresas fían su reputación al compromiso de sus empleados”.

Y como en la novela Orgullo y prejuicio (Pride and Prejudice), la heroína se forma una opinión equivocada sobre el carácter de un hombre, donde prevalecía la transparencia y el buen gobierno, antes de tener la posibilidad de oír su versión de la historia. Cuando finalmente se le da a conocer el balance de los hechos, éstos restan y finalmente derrotan este prejuicio. ¡Cómo me gustan los finales felices! Y el “romanticismo” en todo su alcance.

Compartir: