Sobrevivir sin tecnología, ¿seríamos capaces?

Adaptarse o morir: la Transformación Digital y la Revolución 4.0
8 noviembre, 2018
Desinformación: el término que debe sustituir a “fake news”
29 noviembre, 2018

Sobrevivir sin tecnología, ¿seríamos capaces?

 

Hacer la compra de la semana sin salir de casa, pagar un café sin llevar la cartera o charlar cara a cara con tu hermana, que está a miles de kilómetros.  Las infinitas posibilidades que internet y las nuevas tecnologías nos ofrecen han cambiado la forma de relacionarnos y también nuestros hábitos de vida, desde el ámbito familiar hasta el profesional. De hecho, el cambio llega hasta tal punto que muchas empresas y servicios han desaparecido presencialmente, como la franquicia estadounidense de videoclubes Blockbuster Video, empresa que podemos encontrar solo en formato web —exclusivamente en danés—, en la que únicamente se pueden visualizar las fichas técnicas y los tráileres de las últimas películas.

Sin embargo, hay otros casos en los que el salto tecnológico ha supuesto un avance para ciertos negocios. La reciente aparición de la realidad virtual, por ejemplo, ha ocasionado que algunos parques de atracciones decidan emplear este tipo de recursos virtuales con el objetivo de intensificar la experiencia de los clientes, como en el caso de la montaña rusa “Batman” del Parque Warner en Madrid, que lo implementó en 2017 por su 15º Aniversario. Incluso en el sector del turismo, las agencias y hoteles más punteros ya utilizan esta tecnología para ofrecer tours virtuales de las instalaciones a sus potenciales clientes, como es el caso de la cadena de hoteles Marriot y las gafas Occulus Rift (propiedad de Facebook).

En nuestro país, el principal promotor de esta experiencia es la  Sociedad Española de Agencias de Viaje con Realidad Virtual y en su página web se pueden ver ejemplos de estos vídeos y reacciones de usuarios que los han probado. Debido a que el uso de realidad virtual todavía no es muy común y se encuentra en una fase inicial , existen espacios gratuitos que acercan esta nueva herramienta al ciudadano, como es el Espacio Realidad Extendida de la Fundación Telefónica de Madrid.

Nuevas tecnologías: más que una tendencia, una necesidad

Durante estos últimos años, la sociedad y los negocios están pasando por un delicado periodo de adecuación a la tecnología. Así quedó reflejado en el encuentro celebrado en 2015 “Nuevas tecnologías para nativos digitales”, un foro organizado por el diario El Mundo en colaboración con la Fundación Damm, y al que acudieron algunos de los mayores expertos del universo digital. En este evento, el director de Servicios y Contenidos Digitales e I+D+i de la Asociación de Empresas de Electrónica (Ametic), Juan Gascón, aseguró que la economía de la Unión Europea se enfrenta “a una falta de perfiles en el mundo digital”, lo que provoca que miles de puestos de trabajos se queden sin cubrir cada año.

Aunque la revolución que las llamadas nuevas tecnologías han supuesto no sólo ha afectado al sector empresa, sino que también ha supuesto una transformación integral de otras industrias, como es el caso del mundo de los contenidos audiovisuales. Si retrocedemos más de dos décadas, existió una época en la que La 1 y La 2 eran los dos únicos canales que había en las pantallas de los españoles. Más tarde, aparecería la televisión privada y la TDT con múltiples opciones, y actualmente podemos disfrutar de las nuevas plataformas de vídeo bajo demanda, como Netflix, HBO y Movistar+ entre otros, que ya se encuentran amenazando a los canales al uso que todos conocemos. Además, con la llegada de las nuevas formas de hacer publicidad y marketing, sobre todo dentro las redes sociales, ya no es necesario emitir un programa en prime time para que consiga más audiencia; una franja de horario que, por otro lado, se ha retrasado 72 minutos en los últimos 25 años, según muestra un estudio del catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) José Miguel Contreras, quien lo atañe a una guerra de informativos y un reciente intento de abaratar costes.

Una persona de entre 23 y 33 años utiliza de media sus dispositivos electrónicos durante cinco horas al día, lo que supone más de media jornada laboral

Es evidente que las nuevas tecnologías están condicionando nuestra forma de entender el mundo. Ya no son una tendencia, son una necesidad. Actualmente, una persona de entre 23 y 33 años utiliza de media sus dispositivos electrónicos durante cinco horas al día, lo que supone más de media jornada laboral, según un estudio realizado por el doctor David Ellis en la revista científica estadounidense PLoS ONE. Pero también es cierto, que la tecnología está haciendo nuestra vida más cómoda y automatizada. En 15 ciudades españolas, entre las que se encuentran Madrid, Santander, Granada, Segovia, Murcia y Gerona, ya no es necesario ir a recoger al parquímetro el famoso papel para colocarlo en el salpicadero del coche: basta con abrir una app estés donde estés y conseguir un ticket electrónico que también se puede ampliar según la normativa vigente.

Pese a todas estas facilidades que nos brinda la tecnología, en nuestras calles aún resisten muchos comercios “tradicionales” que todavía no se han adaptado a esta nueva sociedad ultra tecnológica. Se siguen escuchando frases lapidarias como “Lo sentimos, sólo aceptamos efectivo”, frases que están condenadas a morir con el fin de sobrevivir ante la abrumadora competencia actual. Pero también es verdad que hace 20 años ni existían, ni necesitábamos los avances tecnológicos actuales… ¿Seríamos capaces de concebir nuestra vida sin las tecnologías? ¿Sobreviviríamos?

Compartir: