EL TURISTA 3.0: ¿Están las empresas preparadas?

Realidad aumentada
POKEMON GO REALZA LA REALIDAD AUMENTADA
18 julio, 2016
robots en la ciudad
CASAS CON ROBOTS Y EL INTERNET DE LAS COSAS
22 agosto, 2016

EL TURISTA 3.0: ¿Están las empresas preparadas?

Turista 3.0

Turista 3.0

UN NUEVO TURISTA HIPERCONECTADO

La forma de viajar ha cambiado, las estrategias de marketing y comunicación han tenido que evolucionar y adaptarse mejor a un nuevo tipo de turista 3.0: una clase de viajero inquieto, hiperconectado y autosuficiente. El nuevo turista quiere controlarlo todo mediante su dispositivo. Desde su smartphone, tablet o portátil reservará los hoteles, elegirá las excursiones, preparará su itinerario o lo cambiará según las necesidades que surjan. Se acabó lo de llevar todo preparado desde el principio: el nuevo turista prefiere comparar ofertas, leer valoraciones y visualizar imágenes y videos sobre aquello que pretende disfrutar. Muchas agencias de viajes se están viendo superadas por esta autogestión y cambio de mentalidad a la hora de preparar las vacaciones o escapadas. Tampoco todas las marcas logran adaptarse a esta tendencia, aunque ya existen ciertas teorías y prácticas para intentar fidelizar al turista 3.0.

MARKETING DIGITAL PARA EL TURISTA 3.0.

Afortunadamente, hoy en día, el marketing digital cuenta con herramientas y estrategias que ayudan a crear engagement. Gracias a su potencial para la segmentación, personalización e interacción, las marcas están creando nuevos resortes para intentar captar a este turista de la era digital. Según Vector ITC Group existen una serie de pasos o guía para aquellas empresas que quieran lograr captar la atención de estos potenciales clientes:

  1. Preparación en origen: Las empresas tendrán que haber dado el paso hacia la transformación digital y poseer los canales necesarios para atraer al turista 3.0, es decir, contar con herramientas de análisis y medición, crear campañas digitales (SEO, SEM), desarrollar contenidos omnicanal (redes sociales, web, youtube, blogs)y trabajar de forma casi personalizada el branded content.  Contar con una buena red de influencers para ganar reputación y notoriedad de marca. Cuidar siempre la periodicidad de las publicaciones, impactos y spots para no ser catalogado como spam, aunque se pueda echar mano de estrategias de e-amail marketing bien estudiadas.
  2. Compra: Contar con una plataforma de venta ágil y sin trabas, que aporte una experiencia de usuario transparente y veloz. La ruta para comprar tiene que ser sencilla y en poco pasos, apoyándose con ofertas, imágenes cuidadas y placement digital para ayudar a la conversión final por parte del cliente. Ofrecer ventajas en las reservas de viajes o incluir complementos que logren “atrapar al cliente” es básico: las marcas saben de la volatilidad de este nuevo consumidor. Por supuesto, la omnicanalidad también es fundamental para que el turista 3.0 pueda acceder a la compra desde cualquier plataforma en la que nos visite.
  3. Desplazamiento: Punto crítico y, posiblemente, el más descuidado por las empresas actualmente: debido a que el nuevo perfil de turista prefiere reservar sus viajes pagando después del servicio y tener la posibilidad de cambiar de ruta, estancia o actividad las marcas tendrán que saber ofrecerle ventajas, promociones o nuevas posibilidades para que no cambie de opinión y elija otra opción en el último momento.
  4. Estancia en el destino: Una vez llegado al destino no nos podemos olvidar del cliente por mucho que ya haya pagado por el servicio o no pueda cambiar de opción pues, como sabemos, es un cliente que lo comenta todo en redes sociales y le gusta aportar comentarios o valoraciones sobre casi todo. El cuidado integral durante la estancia o disfrute de la actividad, viaje o servicio es fundamental. Las marcas tendrán que acompañar al cliente en todos los sentidos, tener un servicio de atención al cliente eficaz y un community manager que sepa dinamizar las redes correctamente.
  5. Recuerdo: El viaje nunca termina. Una buena estrategia de marketing querrá fidelizar completamente al turista 3.0 y conseguirá su recuerdo durante el mayor tiempo posible. La monitorización vía e-mail, envío de promociones, inclusión en áreas privadas o exclusivas y una medida estrategia de publicaciones en todas las plataformas es fundamental para mantenerse en la mente de los clientes tiempo después de haber disfrutado del servicio.

Las empresas que basan su modelo de negocio en el turismo se están viendo obligadas a evolucionar para no perecer. El cambio del turista 2.0 al 3.0 ha sido tan drástico y repentino que muchas marcas aún andan desconcertadas o no dan con la tecla para captar a los actuales clientes. Los nuevos cauces que se abrirán para el turismo parecen inciertos e inestables, solo los más avezados podrán adaptarse con éxito al turista 3.0.

Compartir: