Enmarca y gana

;) :) :$
22 noviembre, 2010
¡Que no inventen ellos!
25 noviembre, 2010

Enmarca y gana

Es quizá de las actividades que más disciplina exige a los portavoces: conocer cuál es el mensaje y comunicar desde él. Hemos hablado de la carga emocional de las palabras en otras ocasiones y el domingo, mientras leía a Milagros Pérez Oliva, Defensora del Lector de El País, volvía a ello. Pérez-Oliva dice en un momento de su artículo que “en un diario, las palabras más determinantes se encuentran en el titular. Son las que constituyen el marco de referencia, el encuadre por el que mostramos la realidad”. Eso le ocurre a la prensa continuamente: opina y valora a través de la sola elección de las palabras con las que informa de un hecho; la elección enjuicia. Ese poder, el de las palabras, justifica el empeño para que nuestros clientes acepten el reto de que quien primero enmarca, gana.
¿Ejemplos? Muchos. Hay asuntos complejos, como el de la “colaboración pública-privada” que a nada que se descuide uno acaba siendo llamado “privatización”. O asuntos sensibles que dependiendo de qué interés se tenga se llama “aborto” o “interrupción voluntaria del embarazo”. Como decía Pérez Oliva en su artículo no es lo mismo “confiscar” que “gravar una tasa” como tampoco era lo mismo calificar a ETA de grupo terrorista que de movimiento de liberación vasco, como hasta hace relativamente poco tiempo hacían grandes medios europeos y americanos. En fin, que quien primero enmarca, gana.
Y esta premisa es básica tanto en el ámbito profesional como en el personal.
Paso 1. Define el marco desde el que vas a comunicar tu negocio o aspiración. Esto es:

     a. Decide a qué beneficio social responde tu negocio / aspiración
     b. Simplifica tu respuesta
     c. ¿Ya? (…) No, no, digo que sim-pli-fi-ques, o sea, que te entienda. 
     d. ¡Vamos, puedes! Ensaya con tu hijo. A falta de “hijo” utiliza a un amigo, preferiblemente, un viernes, por la noche, en un bar en el que haya ruido (esto para lo del amigo; con el hijo, sirven espacios abiertos y de día o en tu propia casa). 
     e. Después de contárselo, ¿se te queda mirando catatónico y calla? ¿Logras establecer una conversación o cambiáis de tema?
     f. Si la respuesta a la última pregunta es “cambiamos de tema”, regresa a a). Si la respuesta a la última pregunta es “conversamos”, ¡ya tienes el marco! Siguiente paso.
Paso 2. Créetelo y repite.
Paso 3. Si te preguntan desde un marco contrario, vence la tentación y responde desde el tuyo.

Compartir: