Predicar con el ejemplo

¡No persigas fans y analiza la información!
24 julio, 2015
Déjame que te cuente una historia
28 agosto, 2015

Predicar con el ejemplo

Para cualquier persona que se dedique a la comunicación corporativa, ya sea en agencia o en empresa, es fundamental el trato con los periodistas. No solamente son nuestros principales aliados a la hora de dar a conocer el trabajo de nuestros clientes o de nuestra compañía, sino que, y esto es lo más importante, son también “compañeros”, ya que el trabajo de ambas partes forma un ecosistema que se retroalimenta.

post 1A medida que ha aumentado el uso de redes sociales o herramientas como e correo electrónico ha descendido el trato directo con los periodistas. Rara vez se tiene tiempo de levantar el teléfono para hablar de “nada” y menos aún de quedar a comer o a tomar un café por el mero hecho de hacerlo, sin la intención de colocar ningún tema y sólo para saber qué tal estás, cómo te va en el trabajo y hay que ver cómo crecen los niños…

En mi caso, me he movido y me sigo moviendo en los dos bandos: trabajo en el lado oscuro corporativo pero sigo haciendo mis colaboraciones en medios, que matan el gusanillo y además me dan muchas satisfacciones. Personalmente siempre he agradecido una llamada o un encuentro cara a cara, no sólo porque el trato personal permite quitar frialdad a las relaciones laborales, sino porque ayuda a crear vínculos que luego facilitan el trabajo del día a día.

Hace poco estuve en un evento en el que había representantes de las agencias más destacadas de España y varios periodistas. Alguien dijo que a la hora de recibir una convocatoria a una presentación, prefería un mensaje directo a través de Twitter que una llamada de teléfono y varias personas, no pocas, más le dieron la razón. En ese preciso instante, en mi propio universo murieron 5 ó 6 gatitos, y es que no puedo comprender que estemos renunciando al trato personal. Yo, desde luego, no pienso hacerlo. He ganado muchos amigos gracias a ello y, sobre todo, he conseguido entender mucho mejor las necesidades actuales de los medios, sus prioridades y a valorar, siempre con criterio crítico, cuándo un tema puede interesar y a quién. Porque amigos, no lo olvidemos, aunque a nosotros nos los parezca, no siempre estamos vendiendo cosas tan mágicas y cautivadoras…

Además, trabajamos en comunicación, ¡no podemos renunciar a ella! Prediquemos con el ejemplo.

Compartir: