¡Que no inventen ellos!

Enmarca y gana
23 noviembre, 2010
Influenciadores o “pay for play”
29 noviembre, 2010

¡Que no inventen ellos!

Nuestro país se ha convertido en destino turístico imprescindible incluso para la primera dama estadounidense, pero parece que no ocurre lo mismo a la hora del business. Quizá deberíamos pararnos a pensar: ¿Qué mensaje estamos transmitiendo al exterior? ¿Cómo podemos solucionarlo?
Me sumo a la idea de que nuestro principal enemigo somos nosotros mismos. Según un estudio de Reputation Institute “la imagen que los españoles tienen de sí mismos ha caído a plomo en los últimos dos años”. El ambiente de pesimismo provocado por la crisis empezaba a apoderarse de España, y “muchos países seguían creyendo en nuestro país cuando nosotros dejamos de creer en nosotros mismos”.
Parece que el sol, las playas y la gastronomía tienen tanto peso que “aplastan” la calidad de los productos fabricados en nuestro país y la fuerza de las empresas. “El país tiene empresas y marcas apreciadas en el exterior, pero el problema es que mucha gente desconoce que son españolas” señalaba el director general del Reputation Institute en España. [Igual deberíamos dar un toque a los dueños de ciertas cadenas de moda para que de vez en cuando ondeen una bandera española en sus tiendas]. Bromas aparte, la realidad es que las grandes marcas españolas ocultan su procedencia porque no aporta valor añadido, sino que por ahora solo resta.
“España tiene muchas cosas buenas que nunca se han dicho de forma seria al mundo”, indica el publicista Luis Bassat. En este sentido, el ICEX utiliza el triunfo de nuestra selección de futbol en el pasado Mundial como reclamo para indicar que los valores que han contribuido a su éxito fuera de España: competitividad, liderazgo, trabajo en equipo, fiabilidad, creatividad y estrategia, son los mismos que los de nuestras empresas.
Tenemos que hacer un esfuerzo común para mostrarle al mundo que somos más que un lugar al que venir a divertirse, tenemos que convertirnos en embajadores de nuestra marca, pero el primer paso es convencernos de ello. Me quedo con la frase de un experto de ESADE: “Si yo me presento bien trajeado, pronunciando un correcto inglés y hablando bien de España, mi interlocutor puede cambiar ideas y prejuicios; OSTRAS, ESTO NO ES LO QUE ME HABÍAN CONTADO”.

Compartir: