Desafíos socialmente responsables

Los influyentes de la empresa,…, de la vida
20 septiembre, 2010
El Liderazgo en Comunicación y el Éxito en las Compañías
4 octubre, 2010

Desafíos socialmente responsables

“Propongo cinco responsables retos/desafíos para los próximos meses”, anuncia Juan José Almagro, director de comunicación y responsabilidad social de Mapfre, en un artículo publicado en Cinco Días. ¿Cuáles? Os pongo un resumen aquí porque haría extensivos los retos a otros muchos ámbitos:

1. Volver a empezar. “La responsabilidad social es una nueva forma de gestionar empresas y organizaciones, propia de nuestro tiempo y de sus circunstancias, y de los nuevos roles que a todos nos toca representar”.

2. Ser honestos. “Si levantamos la cabeza y alzamos los ojos más allá, nos daremos cuenta de que la responsabilidad social no es, por ahora, lo más importante que ocurre en el universo mundo”. Redimensionar, sí. Trabajando desde el impacto real se puede ser más útil.

3. Hablar el lenguaje de la calle. “Deberíamos ser capaces de hacernos entender”. Ocurre en todo y ocurre cada vez más.

4. Conjuguemos la nueva responsabilidad social de las organizaciones (RSO).  “Las empresas no son el único integrante del tejido social ni su exclusivo ADN”. Este punto me parece clave, porque afecta a muchos otros debates, entre los cuales está el de la propia comunicación. Todos comunicamos, sin excepción y muchas entidades –más allá de las empresariales- tienen la responsabilidad de gestionar su comunicación con parámetros propios.

5. Hablemos de partes, no de grupos. “Muchas veces sin darnos cuenta o conscientemente, el grupo puede buscar protagonismo y derivar en grupo de presión o en grupo de poder, y esa posibilidad es siempre un grave riesgo y un peligro latente”.

Dijeron – prometieron- que la crisis traería, entre las cosas buenas, un compromiso sincero con la responsabilidad social corporativa. Dudamos algunos de aquello y a la vista está que el compromiso social sigue siendo un eslabón débil en la cadena de valor. Aunque sí lo incluimos en la cadena de valor, ya hay algo avanzado.

Compartir: