Podemos o la importancia de golpear primero

Hablamos con… Masha Lloyd, directora de Comunicación de Yoigo
11 enero, 2016
Hablamos con… Manuel Moreno, periodista y escritor
18 enero, 2016

Podemos o la importancia de golpear primero

Ayer estrenamos legislatura con la sesión constitutiva del Congreso de los diputados. Puede que la más mediática en la historia de nuestra democracia y, desde luego, la que más caras nuevas ha traído desde 1978.

El 62% de los diputados están de estreno y tenemos 138 mujeres, más que nunca, ocupando los escaños. Además, puede que esta haya sido la ocasión en que más personas sin vínculos con la política se hayan sentado en el hemiciclo (si no contamos las jornadas de puertas abiertas, claro).

Sea como fuere, la sesión de ayer está dando mucho que hablar, especialmente por asuntos poco relacionados con la política o la formación de los grupos parlamentarios. Las redes sociales siguen siendo un hervidero de comentarios, memes, chistes, protestas… Y es que no estamos muy acostumbrados a que se produzcan tantas novedades entre sus señorías.

La cosa empezó a calentarse cuando Carolina Bescansa, diputada de Podemos y número 3 del partido, decidió llevar a su bebé Diego al Congreso. Según la propia Bescansa dijo, “es hora de visibilizar en las instituciones lo que hay en la calle, es hora de que esta Cámara se parezca más a nuestro país”.

Imagen de El País

Imagen de El País

Desde luego, consiguió el impacto deseado, puesto que no sólo no se habla de otra cosa, sino que la opinión pública se ha dividido en dos para apoyar o defender la acción. Por cierto, que varios miembros de la oposición, especialmente del PP y el PSOE, corrieron a criticar duramente el gesto tildándolo de “lamentable” o “mal ejemplo”.

Personalmente me parece más un movimiento de “postureo” que otra cosa. El Congreso dispone de guardería y las facilidades para pedir recesos durante las reuniones y dar de comer a los niños son muchas, según parece. También considero que la conciliación laboral debe reivindicarse de otra manera y que es algo que afecta tanto a padres como a madres, y lo digo con conocimiento de causa y como persona que ha intentado siempre sacar tiempo para ir con su hija a médicos, reuniones de colegio, cumpleaños, festivales…

Sin embargo, me parece que Bescansa lo hizo bien. Creo que, a nivel de comunicación, ha conseguido generar un debate interesante y, por encima de todo, introducir un poco de novedad en la aburrida Cámara de los diputados.

Podemos ha golpeado primero, y eso siempre es importante, tanto en el boxeo como en la comunicación. No sé si golpeará dos veces, pero desde luego el primer tanto ha sido para ellos. No sólo por el asunto del bebé, sino porque la puesta en escena de esta formación no ha sido casual: desde las lágrimas de emoción de Pablo Iglesias al abandonar el hemiciclo, hasta las rastas de Alberto Rodríguez, pasando por algunas de las frases pronunciadas en la toma de posesión de sus diputados.

Probablemente no podamos decir que detrás de todo esto está el marketing. Creo sinceramente que son personas que piensan que las cosas pueden ser diferentes y que la política debe cambiar, pero no tengo dudas de que el objetivo es acaparar titulares y llamar la atención de la sociedad.

Los diputados “tradicionales” no han tardado en calificar la jornada de ayer de “circo”. Bueno, es una manera de verlo, pero también parece que es la forma que tienen de expresar su preocupación porque se les acaba lo “bueno” y porque ya no son los únicos que ponen las reglas.

Para mí la estrategia ha sido perfecta. Las formas no tanto, pero al final, si hablamos de comunicación, que es de lo que se trata aquí, ya me gustaría a mí conseguir los resultados que consiguió Podemos ayer…

Compartir: