La importancia de la comunicación no verbal

Diplomacia corporativa y status quo
24 marzo, 2011
El coraje de Escuchar
4 abril, 2011

La importancia de la comunicación no verbal

Todos sabemos la importancia de la comunicación en nuestro día a día, y es que, el ser humano es sociable por naturaleza. Lo que muchos no saben es que la comunicación no verbal es igual o más importante que la verbal. Con comunicación no verbal me refiero a todos los gestos, posturas y ademanes que realizamos sin darnos cuenta y que ofrecen grandes pistas acerca de cómo somos y nos sentimos. Ser consciente de uno mismo y saber ciertas pautas puede ser beneficioso para desenvolvernos en la relación con los otros.

Esta disciplina se empezó a estudiar hace ya varias décadas y ,sin embargo, no se le ha prestado la importancia que tiene. El investigador Albert Mehrabian tiene una buena definición de esta materia: “El componente verbal se utiliza para comunicar información y el no verbal para comunicar estados y actitudes personales”. Según Mehrabian, a la hora de tener una conversación cara a cara el componente verbal representa un 35% y más del 65% es comunicación no verbal. Para comunicarse eficazmente, los mensajes verbales y no verbales deben coincidir.

Conviene recalcar que, para analizar bien el comportamiento no verbal, hay que tener en cuenta las culturas puesto que ciertas pautas difieren según el lugar de procedencia aunque hay gestos universales (como la sonrisa) y una gran mayoría de los que utilizamos vienen del entorno en que hemos crecido. Sería imposible resumirlos aquí pero distinguimos algunos:

1-Los principales elementos de la comunicación no verbal son: contacto visual, gestos faciales, movimientos de brazos y manos y postura y distancia corporal.

2-  Las manos y la cara es lo que más delata.

3- Tener los brazos cruzados es señal de actitud defensiva.

4- Tocarse el cuello de la camisa o rascarse el cuello son señales de que no se está siendo del todo sincero.

5- En una reunión se puede observar cómo se imitan gestos (de forma involuntaria). Esto significa que estamos de acuerdo con la persona que imitamos.

Compartir: