basura
El debate sobre los residuos
18 mayo, 2021
El audio como pilar comunicativo de 2021
25 mayo, 2021

La innovación como palanca de cambio de la movilidad

Grupo Antolin

Grupo Antolin

Por Javier Villacampa, Director Corporativo de Innovación de Grupo Antolin. 

Hasta el año pasado, los paradigmas que marcaban el camino de la innovación en el sector de automoción estaban claros y eran globalmente aceptados no sólo por los fabricantes de vehículos y sus proveedores, sino por todos los agentes de la cadena de valor asociada a la movilidad y el transporte. Grupo Antolin, como fabricante de interiores de vehículo y al igual que hacían el resto de actores del sector, trabajaba intensamente para materializar innovaciones con las que hacer realidad un futuro inminente dominado por automóviles eléctricos, capaces de guiarse de forma autónoma, hiperconectados entre ellos, con las personas y con el resto de la infraestructura y especialmente diseñados para nuevos modelos de movilidad en los que se restaba importancia a la propiedad frente al uso como servicio.

Antes de la irrupción de la crisis sanitaria y sus graves consecuencias, los plazos para el desarrollo de algunos de esos modelos comenzaban a sufrir alteraciones a raíz de consideraciones socioeconómicas relacionadas, fundamentalmente, con imposiciones regulatorias para la descarbonización del transporte y el cumplimiento de la agenda climática, la tensión de algunos mercados o el asalto de Asia al liderazgo de la electrificación. Por esta razón, la industria de automoción se encontraba ya inmersa en un proceso de profunda transformación que la pandemia COVID19 no ha hecho más que acelerar.

En el caso de Grupo Antolin, dicha transformación pasaba por el establecimiento de alianzas estratégicas de colaboración y la adopción de medidas para acelerar los trabajos de innovación de cara a aumentar el valor añadido de nuestros productos, incrementar la competitividad en todos nuestros procesos y capacitarnos para trabajar en condiciones de máxima flexibilidad industrial con las que adaptarnos a la alta variabilidad de la demanda.

En estos momentos vivimos una época de incertidumbre en la que debemos dar continuidad a esas estrategias y en la que, ahora más que nunca, la innovación ha de ser la palanca de nuestra competitividad actual y futura. Desde Grupo Antolin, vemos esta etapa repleta de nuevas oportunidades con las que contribuir a una movilidad más segura, sostenible, inteligente y accesible.

La crisis sanitaria marcará un antes y un después en la concepción de la movilidad y, en consecuencia, el espacio interior de los vehículos deberá ser reimaginado para satisfacer nuevos requerimientos. Por poner sólo un ejemplo, los aspectos de protección de la salud en el habitáculo pasarán a ser especialmente relevantes, invitando a la incorporación de tecnologías que permitan, de forma controlada, automática y segura, la purificación del aire y la esterilización de las superficies interiores; a la generación de superficies con propiedades antimicrobianas o a la integración de sensores que hagan posible la monitorización de determinados parámetros biométricos. En estos y otros campos, nuestros programas de I+D contemplan el desarrollo, optimización e integración de tecnologías que resulten accesibles a toda gama de vehículos y no sólo a aquellos de los segmentos más premium.

Sin embargo, el aprovechamiento de esas oportunidades y el cumplimiento de objetivos tan ambiciosos como los que nos planteamos, no podemos afrontarlos en solitario. Es por esto por lo que, como multinacional que mantiene sus centros de decisión en España y desde las asociaciones empresariales, clústeres sectoriales y centros tecnológicos en los que tenemos representación, reclamamos la atención de las administraciones para una inversión inteligente de los fondos europeos Next Generation. El objetivo es ayuden no sólo a paliar los efectos de la crisis, sino también a generar y poder retener talento de alto valor y a ganar solidez competitiva frente a futuros vaivenes.  Esos fondos deben apoyar proyectos verdaderamente transformadores para la economía española en los que prime la digitalización, la sostenibilidad de las actividades productivas y la puesta por la tecnología y la innovación.

Una inversión que, en el caso de nuestra compañía, pasaría por la generación de ecosistemas estables de innovación y conocimiento avanzado en torno a campos técnicos como los de la electrónica, la sensórica o la óptica física; medidas de apoyo a la transformación digital de los procedimientos de gestión y producción con objeto de aumentar nuestras capacidades de flexibilidad industrial y, de manera especialmente importante, instrumentos de apoyo para acometer los retos de sostenibilidad ambiental que afectan a nuestros productos y la implantación de las medidas propias de una economía circular cada vez más necesaria.

Compartir: