Clausura de la Conferencia sobre el Futuro de Europa: ¿una UE más reforzada?
12 mayo, 2022
¿Polarizados?
23 mayo, 2022

LinkedIn: mucho más que una red social

LinkedIn

 

LinkedIn está de moda, no cabe duda. Sin embargo, no todos sus usuarios conocen las posibilidades que, tanto para empresas como para trabajadores, esta plataforma puede ofrecer. Antes de nada, la primera lección que debemos saber es que no se trata solo de un portal de empleo. Si bien es cierto que una de las herramientas ofrecidas por esta red consiste en un buscador donde, categorizados por filtros como el sector, la fecha, la ubicación o el nivel de experiencia, se puede postular a tantos puestos de trabajo como se quiera. De hecho, se estima que 95 puestos de trabajo se solicitan en la plataforma cada segundo. Pero LinkedIn va mucho más allá.

La actividad de esta app comprende desde la exposición de perfiles profesionales (o en otras palabras, de currículos vitae) hasta la actualidad constante del ámbito profesional al que el usuario pertenece. Por ejemplo, si un ingeniero dispone de un perfil en LinkedIn, podrá dar a conocer públicamente su experiencia curricular y conectar con otros ingenieros también presentes en la red. Al mismo tiempo, podrá mantenerse al tanto de las últimas novedades de su sector profesional, pues las empresas cuelgan regularmente en el ‘muro de publicaciones’ los informes, eventos, análisis y demás actividades que llevan a cabo. Este supuesto ingeniero también tendrá la opción de formar parte de los ‘grupos de LinkedIn’.

Un grupo en LinkedIn consiste en un conjunto de usuarios que comparten una inquietud profesional común y que desean conocer a personas con ese mismo interés. Los grupos tienen un número ilimitado de participantes y son de carácter privado, es decir, alguien que ya esté dentro debe permitir su acceso a él. Una vez haya sido agregado, el usuario podrá entablar conversación con los otros miembros y profundizar en la temática del grupo. En definitiva, es una forma de acercarse a profesionales que dialogan sobre un asunto específico. He ahí la esencia linkediana: crear tu propia y única red de contactos.

Quienes llevan tiempo usando LinkedIn saben que una buena red de contactos no se consigue de un día para otro. En este sentido, difiere mucho de otras redes sociales en las que cuanto mayor sea el número de seguidores, mayor renombre parece tener la cuenta. Nada más lejos de la realidad, una norma no escrita entre los usuarios de LinkedIn es que, en lo que a contactos se refiere, la calidad prima frente a la cantidad. Ello significa que siempre será mejor tener menos contactos pero más fiables y mejor posicionados (con intereses comunes, con recomendaciones de otros usuarios, con algún vínculo profesional pasado o presente, etc.).

 

 

LinkedIn para negocios: ¿qué es una página de empresa?

Desde el punto de vista del empresario, no son pocas las oportunidades que LinkedIn pone al alcance de las compañías. Por supuesto, sirve como método de selección de candidatos para una vacante de empleo, pues esa fue una de las grandes motivaciones que condujo a la creación de esta app en 2003. No obstante, LinkedIn también ejerce de trampolín para potenciar la imagen de marca y el posicionamiento en el mercado. La diferencia entre la cuenta de cualquier usuario y la cuenta de una compañía es que a esta última se la conoce como ‘página de empresa’. Así, una cuidada cabecera, un visible logotipo corporativo y una descripción personalizada harán que, a primera vista, los usuarios que indaguen en la página de empresa tengan una idea clara de en qué consiste el negocio y, con suerte, querrán conocer más sobre él.

Siguiendo con las funcionalidades a disposición de las empresas en LinkedIn, un aspecto clave es mantener una página de empresa proactiva. Ello no implica publicar contenido todos los días -pues una vez más impera la norma de calidad frente a cantidad-, pero sí de forma regular. De este modo, ejemplo de una estrategia eficaz y constante en LinkedIn puede consistir en colgar tres publicaciones por semana en las horas del día con mayor flujo de usuarios. Tales publicaciones deberán referirse a la actividad de la compañía o a acontecimientos del sector, y gracias a ellas se mantendrá la atención y fidelidad, -o engagement- de los usuarios.

Incluso, se pueden publicar curiosidades relacionadas con el equipo de humano, por ejemplo, si alguno de los trabajadores de la empresa ha sido galardonado con un premio, ha ejercido de ponente en una conferencia o de jurado en algún certamen. Estos pequeños detalles son los que permiten a una empresa diferenciarse de otras, darse a conocer de forma profesional y amable simultáneamente e, incluso, posicionarse como un referente del sector. Quizá por este motivo son más de 58 millones las compañías que ya disponen de una página de empresa en LinkedIn.

¿Y cómo se evalúa la efectividad de una página de empresa? A través del apartado Analytics. Gracias a estas analíticas se puede estudiar gratuita y sencillamente la repercusión que ha tenido cada publicación, así como la evolución de la página: si ha crecido el número de contactos, si alguien ha recomendado la cuenta en el apartado recomendaciones, qué personas han visitado la página…

En definitiva, disponer hoy de una cuenta en LinkedIn no se trata solo de participar en una red social, sino de ser parte de una comunidad de contactos donde comunicar quién eres, en qué ocupas tu tiempo y qué puedes aportar al mundo, como profesional y como empresa.

Compartir: