Portarse bien tiene premio

Retener el talento en tiempos de crisis: Comunicación interna
20 febrero, 2012
Historias cruzadas-contar nuestra historia
15 septiembre, 2013

Portarse bien tiene premio

AMD, una de las empresas con las que trabajamos, ha sido nombrada por Corporate Knights en el Raking 500 Clean Capitalism, situándola entre las veinte compañías reconocidas. El “clean capitalism” se define como “responsable, productor de recursos y socialmente justa”. Es decir, el galardón reconoce el esfuerzo de AMD por su contribución activa y voluntaria al mejoramiento social.

Hace apenas un par de años, cuando imperaba la bonanza económica en todos los sectores, la Responsabilidad Social Corporativa comenzó a ponerse de moda. Obtener beneficios a cualquier precio no era sostenible. Las empresas parecían concienciadas de la importancia de involucrase en materias sociales. Por un lado, se buscaba conseguir que la plantilla se implicase y mejoran las condiciones de los trabajadores. La tendencia se impuso en muchas empresas. Así comenzaron a implantarse iniciativas como el teletrabajo, que permitía una mayor conciliación entre la vida laboral y la familiar.

Muchas compañías se concienciaron de lo importante que era respetar el medio ambiente y tomaron medias para limitar los residuos contaminantes. Además, se comprendió que terminar con las injusticias no podía ser sólo responsabilidad de las ONGs o instituciones internacionales. No fueron pocas las empresas que se vincularon a proyectos para dar apoyo a las sociedades más desfavorecidas. Se propusieron tratados de comercio ético en los que las compañías se comprometían a mejorar sus condiciones de trabajo en sus instalaciones localizadas en países en subdesarrollados.

En los últimos tiempos la incertidumbre económica se ha instalado en mucho sectores. Mantenerse a flote y conseguir ingresos es más difícil que nunca. Sin embargo, es importante recordar que no todo vale. Ahora más que nunca, es el momento de seguir teniendo muy presente aquellos primeros pasos para conseguir una economía sostenida en valores.

El crecimiento se debe cimentar sobre una base sólida. Las medidas aplicadas desde la RSC no siempre tienen resultados inmediatos, pero sí duraderos. Así, las compañías no pueden quedarse sólo en buenos propósitos sino poner manos a la obra. Debemos aspirar a alcanzar el equilibrio entre las dimensiones económicas, sociales y medio ambientales. La RSC no es una moda debe ser una realidad.

Compartir: